Parroquias de Alcadozo y Liétor: SÓLO 1 MINUTO, 9 DE ENERO

SÓLO 1 MINUTO, 9 DE ENERO

EL PICAPEDRERO

Había una vez un picapedrero que cada día iba a la montaña para cortar piedras de la roca. Con las piedras fabricaba losas y lápidas. Su trabajo era duro y sus ingresos no demasiado elevados, pero se encontraba satisfecho y no deseaba más. En cierta ocasión fue a trabajar a la casa de un hombre rico. Y se quedó maravillado de su casa. Tanto, que exclamó: "Si yo fuera un hombre rico no habría de estar picando piedra todo el día".
Y de pronto quedó sorprendido cuando (por aquellas cosas mágicas que a veces pasan en los cuentos) oyó la potente voz de un genio que le decía: "Tu deseo te será concedido: serás un hombre rico".
Con su nueva vida, el picapedrero enseguida olvidó su vida anterior. Y el primer verano que pasó siendo rico, el sol pegó de lo lindo sobre la tierra. Y hubo una gran sequía. El picapedrero dijo: "El sol es más poderoso que yo. Querría ser sol..." Y así fue, como otra vez el buen genio hizo que su deseo se cumpliera.
Y aquel sol, orgulloso, tiró sus rayos sobre la tierra... Pero una nube se interpuso en su camino, y no los dejaba llegar hasta la tierra. "¿Cómo puede ser que una nube sea más fuerte que yo?" -dijo entonces el sol-. "Quiero ser nube."
Y ya convertido en nube, empezó a descargar una buena tromba de agua, de manera que todo quedaba destruido a su paso. Todo, menos una roca, que se mantenía en pie, indiferente a la furia del agua. Entonces, el que había sido picapedrero dijo que quería ser roca, porque era más fuerte que la nube que era actualmente. Y, lo mismo que en las otras ocasiones, se le concedió su deseo.
Y un buen día, cuando ya era una roca firme y resistente, un hombre de avanzada edad y de apariencia débil empezó a destruirla picando en su base. Y el que había sido transformado en roca dijo: "¿Cómo es que este hombre viejo es más poderoso que yo? Quiero ser picapedrero!"
Y nuestro hombre volvió a ser aquello que siempre había sido, y volvió a ganarse la vida con su trabajo. Y lo más importante: volvía a estar satisfecho con lo que hacía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.