Parroquias de Alcadozo y Liétor: EL EVANGELIO DEL 12 DE FEBRERO

EL EVANGELIO DEL 12 DE FEBRERO

MARTES

EVANGELIO

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos, restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas.)
Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?»
Él les contestó: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos." Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.»
Y añadió: «Anuláis el mandamiento de Dios por mantener vuestra tradición. Moisés dijo: "Honra a tu padre y a tu madre" y "el que maldiga a su padre o a su madre tiene pena de muerte"; en cambio, vosotros decís: Si uno le dice a su padre o a su madre: "Los bienes con que podría ayudarte los ofrezco al templo", ya no le permitís hacer nada por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con esa tradición que os trasmitís; y como éstas hacéis muchas.»
Marcos 7, 1-13

COMENTARIO

¿Cómo es posible que un texto escrito hace dos mil años tenga una actualidad tan penetrante? ¿Cómo es posible que el corazón humano sepa tanto de lejanías y cercanías, más allá de los descubrimientos científicos y las mejoras técnicas de nuestra sociedad? Ésta es la grandeza del mensaje de Jesús. ¿Cómo no va a ser Hijo de Dios quien conoce tal entraña del corazón humano?. 
No nos cansaremos de decirlo: el encuentro con Dios, el de verdad, no lo hacemos primeramente cuando aprendemos el catecismo, vamos a la catequesis o sacramentalizamos nuestra vida. El encuentro con Dios es primeramente en el corazón. 
La fe es antes sentimiento que lección, es antes confianza que certidumbre, es antes pasión que razón.
Por eso es tan importante en la transmisión de la fe “educar el afecto, la sensibilidad y la ternura”. La reflexión, la ortodoxia, , la ley  y la norma, vendrán después. Todos eso es  importante...pero después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.