Parroquias de Alcadozo y Liétor: EL EVANGELIO DE HOY, 23 DE JULIO

EL EVANGELIO DE HOY, 23 DE JULIO

MIÉRCOLES. SANTA BRÍGIDA, PATRONA DE EUROPA.

EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- Yo soy la verdadera vida, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no prmanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego lo recogen y los echan al fuego y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid los que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.
Juan 15, 1-8
COMENTARIO

La liturgia de la Palabra de hoy nos sorprende con las lecturas propias de un personaje sueco que vivió por el siglo XIV. Independientemente de los logros espirituales de su figura, este personaje es relevante en la historia  porque en los umbrales del año 2000 Juan Pablo II la propuso como co-patrona de Europa.

La Iglesia, a lo largo de la historia, ha ido proponiendo como modelos de pueblos, profesiones y actitudes humanos a distinto santos y santas. La vinculación de cada uno de esos santos con sus patronazgos, en ocasiones, no deja de ser curiosa. Pero en el fondo de todas esta mística está el deseo de referenciar todo lo humano a lo divino.Es como si la Iglesia quieiera decirnos que todas las respuestas a los interrogantes del ser humano se encuentran en Dios. Como planteamiento, no es malo; pero, como en todo, no deja de existir el riesgo de la exageración. Así, resulta extraño poder comprender en nuestro siglo XXI que, por ejemplo, Santa Marta sea la patrona de los camareros, porque un buen día practicara el don de la hospitalidad con Jesús o que la patrona de los jardineros sea Santa María Magdalena porque en una ocasión confundió a Jesús con un hortelano. En este caso, las exageraciones, para mi que  hacen ridícula la experiencia de la fe tan simpática como ridícula.

Que Santa Brígida sea Patrona de Europa parece que tiene que ver con la actividad que tuvo esta buena mujer, intentando meter en el terreno de la política y de la construcción europea de entonces los valores de la unidad, la reconciliación y el proyecto compartido. Los enfrentamientos que tuvo, tanto con los poderes políticos y los religiosos del momento, así lo indican. Si quieres más información aquí puedes encontrarla.

En este sentido la llamada a la unidad es buena. Descubrir qué es lo fundamental en la vida y saberse empeñado en ello no deja de ser  una aventura intersante. Las personas y los pueblos vivimos disgregados en infinidad de sentimientos y actitudes; buscar la unidad que nos complementa y nos define es una actitud muy valiosa.

Para los cristianos, una religión desgajada del pensamiento de Jesús carecería de fuerza transformadora; de ahí la preocupación del maestro de Galilea por estar unidos a Él como la vid a los sarmientos. 

Otro gran maestro de la antigüedad para algunas cosas, San Agustín, expuso en una frase inigualable el valor y los límites de la unidad, cuando decía eso de que "en las cosas necesarias hay que buscar la unidad, en las dudosas la libertad, y en todas el amor".