Parroquias de Alcadozo y Liétor: EL CLIMA EN ISRAEL

EL CLIMA EN ISRAEL



Jesús utiliza el clima de su tierra para arrancarle una enseñanza. Partiendo de las nubes y las lluvias, del bochorno y el calor, Jesús recrimina a la gente su falta de sensibilidad para comprender el mensaje de salvación que está aportando. El israelita galileo de tiempos de Jesús miraba constantemente al cielo. Como agricultores que eran, dependían de la lluvia. Jesús les observaba pendientes de la climatología.

El clima que conocían los campesinos de Galilea tenía las siguientes características: En octubre comenzaban a caer las primeras lluvias, por lo que octubre y noviembre eran los meses adecuados para preparar el terreno para la siembra y sembrar. En enero volvía a caer lluvia abundante. En marzo y abril llegaban las primeras lluvias tardías, muy importantes para las cosechas. Cuando faltan estas lluvias tardías la cosecha corre un serio peligro. El rocío era muy abundante en mayo y junio, constituyendo un elemento fundamental para que la recolección trajera frutos.

El clima general de Israel se regula mediante la lucha de dos vientos: el viento de poniente y el de levante. Es el viento húmedo del mar (sur-oeste) quien trae las lluvias durante los meses de octubre y enero, y las llamadas lluvias tardías de abril. Por el contrario hay épocas del año en las que predomina el viento procedente del desierto de Siria (levante). Éste último provoca la aparición de un clima seco y cálido que hace subir las temperaturas por encima de los 30 grados.

El Mar de Galilea esta hundido a unos 200 metros bajo el nivel del Mar Mediterráneo. A veces los vientos procedentes del Mediterráneo se encajonan violentamente, formando en el lago tormentas de una media hora de duración, capaces de levantar olas de hasta dos metros.

En el texto que hoy leemos Jesús recrimina a la gente que sepan discernir los signos del clima, y que no sepan comprender los signos que él ha hecho: Aquella gente no sabe comprender la predicación de Jesús y los signos que ha realizado en favor de la gente pobre, de los pecadores y necesitados del pueblo.

Por este motivo les llama hipócritas y les invita a que aprovechen la última oportunidad que les queda. Igual que un hombre prudente y sabio sabe reconciliarse antes de que le lleven a juicio... así también aquellas gentes deben reconciliarse con Dios antes que llegue el juicio y el fin de los tiempos.

El cristiano está llamado a hacer una síntesis entre los valores evangélicos y los valores positivos que emergen de la cultura actual; una síntesis entre fe y vida. Pero esta síntesis no se halla escrita en ningún lugar; debe hacerse día a día, provisionalmente, a medida que suceden los acontecimientos y se dan los cambios culturales.

Cada generación de cristianos que transita por el mundo tiene el deber y el derecho de expresar su fe con materiales culturales que les son propios. Para ello hay que estar atentos a descubrir los signos de los tiempos. Hay que sumergirse en un proceso continuo de reflexión para expresar la fe de forma comprensible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.