Parroquias de Alcadozo y Liétor: EL EVANGELIO DE HOY, 19 DE OCTUBRE

EL EVANGELIO DE HOY, 19 DE OCTUBRE

DOMINGO DE LA SEMANA XXIX


EVANGELIO
En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron:
- «Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no? »
Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús:
- «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto. »
Le presentaron un denario. Él les preguntó:
- «¿De quién son esta cara y esta inscripción?»
Le respondieron:
- «Del César.»
Entonces les replicó:
- «Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.»

Mateo   22, 15-21
COMENTARIO

“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”…. O en lenguaje sencillo: “zapatero a tus zapatos” –según reza el dicho popular. Tristemente ésta ha sido la interpretación común de este evangelio en la línea del neo-liberalismo económico tan de moda hoy y tan contrario, por otra parte, al pensamiento social de la iglesia católica.


Quizás eso le interese a nuestra cultura: una religión privatizada. ¿Qué qué es eso?... Pues si … muy fácil. Una religión desvinculada de la vida real de las personas que se ha hecho “pan de oro” en nuestros retablos, “tronos en nuestras hermandades” o "mantos en nuestras vírgenes y cristos”. Una religión incapaz ya de decir una palabra relativamente sensata para los hombres y mujeres de hoy y que solo se dedica a rescatar, enmarcándolos y protegiéndolos, reliquias del pasado. Una religión que se convierte en feria de tradiciones o entretenimiento ocasional.

Me resisto a pensar que esta frase -“dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios”-, no sea más que eso. Yo creo que este dicho de Jesús va mucho más allá. Quizás a lugares donde no nos atrevemos a ir (hablo por mi).  Quizás Jesús intentara decir a quienes le escuchaban o le ponían trampas, que por muy “augusta divinidad” con la que se presentara el cesar en sus monedas nunca es equiparable a Dios. Y quizás, que por mucha atracción y decisión que nos susciten “las monedas del impuesto” (el dinero), nunca podemos sentir la tentación  de colocarlo en el lugar de Dios.

Las “monedas del césar” sirven para sobrevivir pero no para dar sentido a la vida, y menos para quitar el sentido a las personas arrebatándoles la posibilidad de vivir con dignidad. Y eso nos pasa, si somos sinceros. Por “las monedas” nos defendemos, luchamos, nos hundimos, nos peleamos. Por “las monedas” sufrimos, nos preocupamos …. Y por “las monedas” matamos, si es necesario… y si no echemos una ojeada a nuestro mundo ahora que dicen que estamos ya a las puertas de una ¿tercera? recesión.

Sólo Dios puede dar sentido a la vida, o lo que es lo mismo en la versión del evangelio de Juan: sólo el Amor puede dar sentido a la vida. No podemos equiparar a Dios y al césar, no podemos poner en el mismo lugar al amor y al poder. Hay cosas que son fundamento, y otras que son medios. Las “monedas” sólo son medios.

“Dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios” no es apostar por una religión privada, roma o cómica, cuando no rodeada de un brillo rancio que le da la solera de su historia. Es más bien no consentir que el césar (el poder en sus múltiples formas) ocupe el lugar que sólo le cabe a Dios. Es más bien, quizás apostar por experiencia de fe que fecunde la vida de sentido fraterno y comunitario aún a riesgo del que el “césar” se enfade.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.