Parroquias de Alcadozo y Liétor: ALGO MÁS QUE UNA CUESTIÓN DE ESTADO CIVIL

ALGO MÁS QUE UNA CUESTIÓN DE ESTADO CIVIL



El escenario donde ocurre la narración de hoy es el Templo de Jerusalén. Era un magnífico conjunto arquitectónico que cubría un rectángulo de unos 500 x 300 m., rodeado de un muro almenado con torres en los ángulos y en las puertas. Existía, dentro del Templo un patio inmenso de 225 m. que circunvalaba al santuario que se levantaba en el centro. Esta explanada estaba rodeada de pórticos.

El pórtico del sur estaba sostenido por 4 hileras de 42 columnas de 28 m. de alto. Al este estaba el pórtico de Salomón, con 268 columnas de mármol de 11 m. de altura.
Había también un gran patio de 65 metros de lado llamado «Patio de las mujeres». Abundaban por allí los mendigos, pues era allí donde se hallaban los cepillos de las limosnas, llamados «gazofilacios». Existían 13 cepillos diversos, con forma de trompeta. Cada cepillo tenía una inscripción que indicaba el destino del dinero depositado en él.

Aquí se acercó la viuda pobre a depositar su moneda humilde y sencilla. Aquí recibió la alabanza de Jesús. El evangelista, teniendo presente un hecho histórico, quiere dar a los cristianos un mensaje teológico.

El texto de la viuda pobre es la conclusión de varias escenas que se desarrollan en el Templo: la expulsión de los vendedores y la denuncia que hace Jesús al decir que el Templo se ha convertido en «cueva de bandidos». La constatación de que los pudientes iban echando cantidades importantes de dinero para hacer ostentación de riquezas... Y en contraposición a todo ello, el subrayado de aquella «viuda» pobre, perteneciente a las capas sociales desprovistas de todo bien.

La clave para interpretar este texto está en el adjetivo de «viuda»; la mujer/esposa que carece de esposo. El texto de hoy alude a varios textos del profeta Jeremías en los que Yahvé dice que los pobres y sencillos «no van a quedar como una viuda». Dios es fiel a sus promesas y va a seguir acompañándoles siempre.

Los fariseos y escribas, reunidos entorno al Templo y al floreciente comercio que se desarrollaba en él, han quedado viudos. Se han separado de Dios. (En tiempos de Jesús eran 20.000 las personas que vivían del templo) Jesús alaba a la «viuda» pobre y la considera como una pequeña semilla del «nuevo pueblo de Dios». Dios nunca va a abandonar a este nuevo y verdadero pueblo.

El cristiano halla en esta historia importantes elementos para proponer valores tales como la sencillez, la humildad y la generosidad. El Dios que anuncia Jesús de Nazareth es el Dios de los pobres. Los prepotentes y orgullosos se apartan del corazón de Dios.

1 comentario:

  1. Un buen cocinero. de algo simple y aparentemente insignificante hace un manjar exquisito.. No las mejores comidas. se hace con lo más caro El Milagro es de cosas sencillas. sacar un manjar exquisito

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión.