Parroquias de Alcadozo y Liétor: APERTURA, DISCERNIMIENTO Y PROPOSITIBILIDAD.

APERTURA, DISCERNIMIENTO Y PROPOSITIBILIDAD.


Estamos en el penúltimo día del año litúrgico. El evangelio nos advierte de la proximidad del Reino de Dios. Para ello usa una comparación tomada del mundo vegetal. El texto contiene la parábola de la higuera. Jesús invita a fijarnos en la higuera. Cuando observamos que echa brotes caemos en la cuenta de que la primavera está cerca. Si somos capaces de observar esto, también podemos saber que cuando sucedan “estas cosas”: el reino de Dios está ya cerca.

El hecho de que Jesús utilice la higuera para poner esta comparación, no es accidental. La higuera poseía un simbolismo muy rico en la cultura judía. Los frutos de la higuera constituían en la antigüedad un alimento que duraba todo el verano. Por este motivo eran considerados como símbolo de la fecundidad y de la vida. De las higueras fabricaban un nutritivo pan de higo, amasando higos secos con harina. Este alimento, así preparado, se conservaba más de un año. Los higos servían también para fabricar cataplasmas curativas. En la aldea de Betfagué (que significa «casa de los higos») se fabricaba un licor obtenido a partir de los frutos de las higueras.

Cuando el pueblo de Dios inicia la conquista de la Tierra Prometida, se resalta el hecho de que en la nueva tierra abundan las higueras. Los higos son frutos propios de la Tierra Prometida. El desierto es definido como un «lugar donde no existen higueras».
Con el paso del tiempo la higuera se convirtió en símbolo de paz y armonía. Sus amplias hojas ofrecen en verano una sombra fresca. Bajo la higuera se reunía la familia y también los escribas para enseñar la Palabra de Dios a sus discípulos.

Los profetas definían los tiempos negativos con esta frase: «la higuera ya no echa yemas...»

Los medios de comunicación suelen subrayar acontecimientos impactantes y sensacionalistas: estallidos de guerras, sucesos desagradables, atentados terroristas, catástrofes naturales... violaciones de derechos humanos... Sin embargo también existen multitud de gestos callados y silenciosos que están haciendo crecer el reino de Dios entre nosotros. Millones de personas buenas desarrollan en paz y armonía su jornadas. Millones de personas voluntarias y solidarias extienden la cultura, la sanidad, el desarrollo en los países en vías de desarrollo. Todas estas personas son como la savia nueva que hace brotar una nueva primavera donde todos seremos capaces de vivir como hermanos.

El cristiano debe ser maestro en el arte de «interpretar los signos de los tiempos». Para ello enseña a los chicos y chicas a mirar en profundidad los acontecimientos diarios. También critica los mecanismos utilizados por los medios de comunicación para hacer sensacionalistas las noticias y aumentar el nivel de la audiencia. Se muestra prudente y equilibrado en sus juicios: nuestro mundo no es un jardín de rosas... pero también florece la esperanza a cada paso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.