Parroquias de Alcadozo y Liétor: EL EVANGELIO DE HOY Y MAÑANA, 14-15 DE FEBRERO

EL EVANGELIO DE HOY Y MAÑANA, 14-15 DE FEBRERO



EVANGELIO
En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.» La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.
Marcos   1, 40-45
COMENTARIO

Esto es lo que tiene tener "fondo editorial"; el evangelio de hoy salió en la lectura diaria de hace un mes más o menos, y yo no he evolucionado mucho desde ese momento hasta hoy. Por tanto copio y pego lo de hace unos días.Esto nos pasa por leer el evangelio todos los días. ¡Si es que todos los excesos son malos!

Hay todo un itinerario transformador en el texto de hoy que caracteriza a todo el “modo de hacer” de Jesús. Podríamos resumirlo en el siguiente camino: escucha, decisión y asunción de responsabilidades.

La escucha es fundamental; o mejor dicho, la escucha alternativa es fundamental. El “sistema” judío, como todos los sistemas, tenía perfectamente tipificado su respuesta a las disfunciones del sistema. En relación con la lepra estaba claro todo lo que había que hacer (podéis verlo en el capítulo 13 del libro del Levítico). Pero Jesús rompe el sistemaescuchando de un modo alternativo. Para él, ese leproso no era “uno mas” sino “uno que se le acerca a él en ese preciso momento”Y Jesús no lo deriva a los “mecanismos” del sistema. Lo escucha. Y su escucha mejora (o cuestiona) el sistema.



La decisión es determinante: “si quieres puedes limpiarme… Quiero, queda limpio”.  ¿Acaso cabe otra respuesta de Jesús? ¿Acaso nos imaginamos una respuesta en los siguientes términos?: “pues mira no… no quiero…acostúmbrate a vivir así…algo habrás hecho para estar así…” Nos resulta hasta blasfemo.

De ahí mi manía por no utilizar ciertas coletillas del lenguaje que cada vez la empleamos menos y que ojalá llegue el día que las desterremos de nuestros diálogos; me refiero al famoso “si dios quiere” o al más cínico aún “si dios quisiera”. Pero hombre ¡cómo no va a querer Dios! Gracias a la secularización esos reductos de lenguaje, tan hiriente para la religión y una imagen sana de Dios, poco a poco van desapareciendo de nuestra hablar, aunque tristemente persisten en espacios eclesiales.

Y finalmente, asunción de responsabilidades. O dicho con otras palabras, “ve y que se enteren los sacerdotes de lo que ha pasado”. Te has curado “al margen del sistema”. El sistema no tiene respuestas para todo y hay que inventar y ser capaz de conducta alternativa, siempre que está en juego la felicidad y la salud de las personas. Me imagino la actitud de los sacerdotes, viendo en aquel leproso un manifestación diabólica porque se había pasado por alto la ortodoxia judía de la Torá (la Ley de dios). Episodios como estos desde el comienzo del evangelio de Marcos nos permiten ir comprendiendo cuál fue la razón de la muerte en cruz de Jesús.

Sería bueno que hoy, los que nos dedicamos a la evangelización, nos preguntáramos las veces que “tiramos de manual” y damos respuestas del “sistema” (prefabricadas), olvidando las heridas desde las que nos hablan las personas y la importancia, también para la evangelización y la credibilidad de la fe, de nuestra decisión personalizada y alternativa.


PD: Desde los puntitos  puedes acceder al comentario de otros años en relación con el evangelio de hoy.


Y los que queráis sacar nota os remito a un artículo sobre el Libro del Levítico; libro que está en la trastienda de este Jesús transgresor que aparece en el evangelio de Marcos;  podéis leerlo pulsando sobre estos puntitos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.