Parroquias de Alcadozo y Liétor: SÓLO 1 MINUTO, MARTES

SÓLO 1 MINUTO, MARTES


CORAZÓN DE AGUILA
versión segunda


Un granjero se encontró en medio del campo un huevo de águila y lo llevo al corral de gallinas de su granja para que sea incubado. Cuando el águila nació empezó a vivir como gallina, a creer que el gallinero era todo el universo de su vida y, por lo tanto su destino no era sino el de ser una gallina más, por ello vivía como gallina, comía como gallina, piaba y cacareaba como gallina, aleteaba como gallina, por lo que la fuerza poderosa de sus alas diseñadas para la libertad de las alturas, se atrofiaron y; así el águila continuo su vida creyendo que era una simple gallina.

Pero un día pasaba por ahí un viejo sabio que se sorprendió al ver que el águila se encontraba entre las gallinas.

- Como es posible que estés entre gallinas, si tú eres un águila, tú estas diseñada para surcar libre por cielos amplios y mirar con profundidad desde lo alto las dimensiones de las cosas, tú no eres una gallina, tú eres un águila y es más, tú tienes corazón de águila, vamos abre tus alas y vuela.

Alzando al águila sobre su cabeza la lanzó hacia arriba para que volase, pero el águila no movió sus alas y cayó pesadamente al suelo.

- Pierde su tiempo noble anciano, no va a volar – le dijo el granjero - no ve que cree que tiene corazón de gallina no de águila, por eso vive como gallina, come como gallina, y lo que es peor, ya se acostumbro al gallinero, no va a volar.
El viejo sabio tomó al águila entre sus manos y lo llevó hasta la parte más elevada del tejado y le dijo.

- Tu tienes corazón de águila, no de gallina, tu no has sido creada para arrastrarte por la tierra, sino para ser un símbolo de libertad y de poder, mira dentro de ti y despierta a tu corazón de águila que no está muerto, sino solo adormecido pues has pasado demasiado tiempo metida en el gallinero, vuela, ve al encuentro de la libertad.

El águila abrió sus alas las movió pesadamente y volvió a caer nuevamente sobre el suelo.

- Ja, ja, ja, No ve, que le dije señor, pierde su tiempo – insistió burlonamente el granjero – ya no hay remedio, le ganó el gallinero y su vida no será otra que la de una simple gallina, nunca volará se lo aseguro, yo conozco bien de gallinas y se como las hace el gallinero.

- No me daré por vencido dijo el sabio, quien tiene corazón de águila, debe emprender el vuelo a las alturas, mañana vendré por el águila al amanecer.

Efectivamente al amanecer del otro día el sabio fue a buscar al águila y se dirigió con ella a lo más alto de una montaña.

- Mira – le dijo una vez que llegaron a la cima – desde aquí puedes ver mejor el horizonte surcarlo libre es tu destino, solo si miras profundamente dentro de ti, y si descubres y despiertas el poder de águila que guardas en lo más profundo de tu corazón, podrás volar en libertad y dejaras de ser gallina, tú tienes corazón de águila, y siempre serás un águila, estas diseñada para la libertad, para surcar amplios horizontes y mirar con profundidad desde la lejanía, no puedes acostumbrarte a vivir en un gallinero como una simple gallina, recupera la fuerza de tu espíritu de guerrero del cielo y señor de la libertad.
- Mira la luz del sol que está naciendo, ella te llama – le dijo el sabio mientras le alzaba para que el águila mire la luz resplandeciente que empezaba a despuntar en el horizonte.
El águila al mirar la luz del sol, sintió que esa luz le despertaba por dentro e inundaba su corazón de una fuerza que había estado adormecida por tanto tiempo, ahora empezaba a descubrir que no tenia corazón de gallina sino de águila, entonces extendió las alas y levanto el vuelo y nunca más regreso al gallinero, pues había descubierto que su destino era volar en busca de nuevos y más amplios horizontes de libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.