Parroquias de Alcadozo y Liétor: SÓLO 1 MINUTO, VIERNES

SÓLO 1 MINUTO, VIERNES


EL ROMPECABEZAS


Un exitoso hombre de negocios nunca había jugado con sus hijos, pues decía que no podía perder el tiempo en cosas que no fueran productivas y rentables, por ello se dedicaba a tiempo completo a hacer dinero y para compensar sus ausencias, les regalaba todo lo que le pedían.

Un día que llegó a su casa, su esposa le dijo que tendría que ausentarse unos tres días para cuidar a su madre que había caído enferma y que por lo tanto debía hacerse responsable de cuidar a sus pequeños hijos en ese tiempo.

- Y ahora yo que voy a hacer con esos monstros, ellos solo piensan en jugar y yo no tengo tiempo para eso, que desgracia, justo ahora que estoy por concretar un importante asunto de negocios que me dará muchas ganancias, no voy a desperdiciar mi tiempo en juegos – dijo el empresario muy enojado, pues pensaba que esos tres días iban a ser terribles, porque los guambras solo querían jugar, pues siempre le pedían que jugara con ellos, lo que le ponía de mal humor.

Pensando que hacer para que los niños se mantengan ocupados esos tres días y puedan dejarlo tranquilo para hacer sus negocios, mientras ojeaba una revista de turismo, encontró un mapa del mundo en el que se hallaban graficados todos los países con sus banderas, capitales, ciudades, montañas, ríos, océanos, llanuras, selvas, con sus características geográficas, culturales, políticas, turísticas, pintadas en diferentes colores, era un mapa del mundo muy complejo; entonces se le ocurrió inventar un juego, y pensó que podía utilizar el mapa, para hacer un rompecabezas y se puso a recortar el mapa en pequeñísimos pedazos a fin de hacer un rompecabezas lo más complicado posible, a fin de que los niños se pasen todo el tiempo que iba a tardar su esposa intentando reconstruir ese complicado mundo, y él podría aprovechar su tiempo en cosas más productivas.

Aliviado pensó – con este rompecabezas los niños no me han de molestar pues, reconstruir este mundo va a estar difícil.

Una vez terminado de recortar el rompecabezas, llamó a sus pequeños hijos y les dijo:
- A ver muchachos, si sois capaces de reconstruir el mundo que esta en este rompecabezas, les daré de premio cualquier cosa que me pidáis.

El empresario muy contento por la brillante idea que se le había ocurrido, se encerró en su oficina para continuar haciendo sus negocios, puesto que sabia que el tiempo es oro y ya en la elaboración del rompecabezas había perdido un tiempo muy valioso y por lo tanto mucho dinero.
Después de haber trascurrido apenas un cuarto de hora, los niños fueron contentos donde su papá a decirle que ya habían terminado y le indicaron el rompecabezas con el mundo perfectamente reconstruido.

- ¿Pero como es posible que hayáis podido reconstruir el mundo tan rápidamente? – les preguntó el padre que no podía creer lo que esta viendo.

- Fue facilito papá – respondió el hijo más pequeño – Cierto es que al principio, parecía imposible que podamos reconstruir el mundo, pero luego, nos dimos cuenta que por detrás del mapa del mundo había dibujada la figura de un ser humano, entonces reconstruimos primero el ser humano, y solito se reconstruyó el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.