Parroquias de Alcadozo y Liétor: VIERNES DE LA VI SEMANA DE PASCUA, EL EVANGELIO DEL 15 DE MAYO

VIERNES DE LA VI SEMANA DE PASCUA, EL EVANGELIO DEL 15 DE MAYO



EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre. También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada.»
Juan 16, 20-23

COMENTARIO
Cuando se escribe este texto, las comunidades cristianas ya han comenzado a extenderse por el entorno geográfico que circunda a Israel: Asia Menor (actual Turquía), Grecia...
Es el momento de reflexionar sobre el sentido de la presencia física de Jesús entre el grupo de apóstoles, y las sensaciones de esfuerzo y sufrimiento que están sintiendo ahora, perdidos por las ciudades de grandes naciones.
En esta situación nueva hay una idea que repiten una y otra vez: El señor Jesús sigue presente en medio de las comunidades cristianas. Pueden sentir su aliento y su ánimo cada vez que se reúnen en su nombre; cada vez que viven en fraternidad y se preocu- pan de acoger a quienes más sufren.
Cuando interiorizan y hacen presentes los valores de Jesús, hallan la alegría de sentir presente al Maestro.
También nosotros, cuando vivimos la amistad, la cercanía personal y los momentos felices de la vida... nos gustaría que no tuvieran un final. Si durante la vivencia de los acontecimientos positivos de nuestra vida no hacemos el esfuerzo de interiorizarlos, su final nos deja vacíos... y vamos saltando de un acontecimiento a otro, sin terminar de encontrar sentido a lo que hacemos. Andamos ávidos de experiencias duraderas que llenen nuestra vida y que el tiempo no pueda arrebatarlas.
El evangelio de hoy hace una reflexión sobre la vida de Jesús y su duración: El tiempo de Jesús llega a su final y este final pone término a los sentimientos que su compañía generaba entre los discípulos. No hay otra alternativa: o se interiorizan estos sentimientos, haciendo que trasciendan el tiempo y el espacio, o se perderán para siempre.
Jesús invita a sus discípulos a que asimilen los valores que sienten y perciben con su compañía física para convertirlos en valores permanentes.
La vida que nos ha tocado vivir es una sucesión de acontecimientos que transcurren con rapidez y celeridad. Las personas mayores nos hablan de esa sensación psicológica del tiempo que se acelera. Corremos el peligro de pasar por la vida sin momentos de reflexión. Incluso, corremos el peligro de dejar pasar todas las cosas buenas sin anclarlas en nuestro interior. 
La superficialidad quizás sea uno de los graves problemas de nuestros días... Por no tener tiempo, ni siquiera tenemos tiempo para gozar de los buenos momentos. El evangelio de hoy es una invitación a posesionarnos de la alegría en profundidad. De esa alegría que nadie nos quitará.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.