Parroquias de Alcadozo y Liétor: LA TEMPESTAD CALMADA