Parroquias de Alcadozo y Liétor: EL EVANGELIO DE HOY, 21 DE JULIO. MARTES DE LA SEMANA XVI

EL EVANGELIO DE HOY, 21 DE JULIO. MARTES DE LA SEMANA XVI


EVANGELIO
En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él.
Uno se lo avisó: «Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.»
Pero él contestó al que le avisaba: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?»
Y, señalando con la mano a los discípulos, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.»
Mateo 12,  46-50
COMENTARIO 
El evangelio de hoy posee un código de lectura evidente para un judío normal (recordad que el evangelio de Mateo está escruto para judíos); pero para nosotros, lejos de ser evidente, se nos “muestra” incómodamente velado. Una lectura rápida (de verano) de este texto nos llevaría incluso a afirmar lo des-agradecido que en ocasiones pudo llegar a ser Jesús con su “familia de sangre”. Probablemente algo hubo de esto, pero en el contexto del texto resulta anecdótico.

Mateo está pensando en un personaje del A.T. del que os “debo” un comentario: José, hijo de Jacob, el que fue vendido por sus hermanos a los egipcios, que al final resultó ser el “salvador” de toda su familia en tiempos de hambruna, y que ofreció una portentosa lección de reconciliación reuniendo, de nuevo, a la familia.

En el fondo Mateo quiere presentar a Jesús como el nuevo José que, para cumplir su misión, no tiene más remedio que “cortar” sus lazos de sangre y crear una “nueva familia” cuyo nexo es la fidelidad a su proyecto. Recordemos que Mateo, en capítulos anteriores ha presentado a Jesús rechazado por los “suyos” (“nadie es profeta en su tierra”).

El texto tiene dos derivadas “interesantes” para el “hoy” de nuestra vida. En primer lugar creo que hay una “defensa” de la figura del “adelantado”. Me explico, en muchos “ámbitos” de la vida es necesario que haya gente que “vaya por delante”. Se puede “ir por delante” porque te ves abocado a ello sin quererlo (como en el caso de José), o como en el caso de Jesús por pura opción personal. En otros casos es una mezcla de circunstancias que incluso da razón al refrán de “hacer de la necesidad virtud”. Lo que está claro es que, en distintas ocasiones y en diferentes ámbitos, la gente que “va por delante” resulta ser al final sanadora y salvadora de tantas cosas… El “inmovilismo, mata”; un cierto “atrevimiento, es generador de vida”.

Y la segunda “derivada”; yo creo que el texto del evangelio de hoy, junto a su contexto judío, pone en evidencia que tan constructivo resulta “mirar hacia atrás” (la tradición, los lazos de la sangre) y saber “ser agradecidos” con la memoria, como “mirar hacia delante” abriendo cauces de reconciliación y fidelidad, sobre todo porque el ser humano se define no tanto por lo que ha conseguido como por lo que “puede llegar a ser”.

A mi juicio, uno de los mayores riesgos evangelizadores del momento es “sentirnos relativamente “cómodos” con una religión, la católica, que se está conformando con ser un “vivo” objeto de museo, culturalmente “recordada”, pero “vaciada” de su capacidad transformadora para la persona y la sociedad.

PD: Otro comentario relativamente reciente, al texto paralelo de Marcos puedes encontrarlo aquí •••














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.