Parroquias de Alcadozo y Liétor: MARTES DE LA SEMANA XXVIII. EL EVANGELIO DEL DÍA 13 DE OCTUBRE

MARTES DE LA SEMANA XXVIII. EL EVANGELIO DEL DÍA 13 DE OCTUBRE


EVANGELIO
En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa. Él entró y se puso a la mesa.
Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo: «Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades. ¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo.»



Lucas  11, 37-41
COMENTARIO


No se quien ha hecho una sugerente interpretación de los evangelios, utilizando como criterio una especie de fuerza tensional que abarca cada página del relato narrado. El evangelio estaría construido a base de polos opuestos que tensionan la propuesta de vida de Jesús: cercanía-lejanía, sagrado-profano, humanidad-divinidad ...

Pues bien, una de esas tensiones es el binomio interioridad-exterioridad. Y además, con la provocación propia del Maestro de Galilea, tilda la preocupación por lo "exterior" como de actitud farisea, frente a al cuidado de lo "interior" que es más bien criterio de autenticidad.

Eso parece anunciar el evangelio de hoy: "Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades. ¡Necios!". ¿A qué puede deberse esta actitud de Jesús?

Probablemente Jesús esté reproduciendo sin más lo que ve a su alrededor: gente que se calienta la cabeza con boberías y que le dan una importancia desmedida. Aunque es verdad que aquella gente vivía todo eso, en el nombre de dios (no sé si la "d" de dios ha de ser en este caso con mayúscula o minúscula... pero disculpad... hoy no estoy para pensar).

Lo que sí que está claro, trayendo el texto a nuestros días, es que allí donde hay excesiva preocupación por el "exterior" hay "inestabilidad" y "altibajos", es decir, "brillante superficialidad". Y entonces la vida se vuelve in-vivible.

De ahí que la propuesta de Jesús es muy directa: "haz vivible tu vida", o lo que es lo mismo: "da de lo de dentro". Un grupo de música religiosa murciano (creo) tiene una preciosa canción titulada "hazme otro interior".

Tarea tenemos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.