Parroquias de Alcadozo y Liétor: LUNES DE LA SEMANA I DE ADVIENTO. EL EVANGELIO DEL 30 DE NOVIEMBRE

LUNES DE LA SEMANA I DE ADVIENTO. EL EVANGELIO DEL 30 DE NOVIEMBRE

EVANGELIO
En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho.»
Jesús le contestó: «Voy yo a curarlo.»
Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy quien para que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y m¡ criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace.»
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.»

COMENTARIO

He de deciros que San Lucas me ha dejado resacoso "bíblicamente hablando". La tensión (violencia) del final de su evangelio, contrasta con el "parsimonioso" y soso Mateo que empezamos hoy. Paciencia.

Con la fe puede pasarnos como con la cebolla, que buscándola tanto, desaparezca y sus restos en nada se parezcan a lo que deseábamos. Hay cosas que no tiene “centro”: o son o no lo son. Preguntarse por el “sentido de la fe” es tan tortuoso como cuestionarse el sentido que tiene dar un beso antes de darlo. No digo yo que no pueda pensarse, pero acabas antes dándolo, te apasionas o te desengañas y punto. Luego ya teorizas todo lo que quieras. Pero ciertos aspectos de la vida requieren de una práctica previa a la teoríaLa fe, como el beso, primero se siente, se experimenta, y luego se piensa. Lo contrario nos convierte en filósofos de gabinete a quienes lo que menos les interesa es la vida que tienen delante.

En el evangelio de hoy, el diálogo es corto y claro. No hay raciocinio; simplemente petición y respuesta, conciencia de los límites y decisión. El centurión sabe que no es judío, de ahí la conciencia de su indignidad, pero tal indignidad no es dificultad para la sanación de uno de los suyos. Más allá de las periferias doctrinales entre judíos o gentiles, creyentes o agnósticos, progresistas o conservadores, el centurión se sabe necesitado y encuentra en Jesús alguien que le puede ayudar. ¿Por qué? Quizás porque Jesús se había hecho de fiar más allá de los credos y ortodoxias de turno. Y es que al final lo que importa es la vida, no la doctrina (Primum vivere, deinde philosophari - Primero vivir y luego filosofar).

La experiencia de la fe originariamente se nutre de algo tan sencillo como encajar y encajarte en la vida. De ahí la palabra central de esta primera semana de adviento; mirad, vigilad, estad atentos, que no te pasa nada desapercibido. La fe, como actitud, requiere de atención, decisión y pasión.

Es verdad, hay dos maneras de estar atentos a la realidad, como buitres carroñeros, para aprovecharse de las vidas frágiles y rematarlas, o como niños que todo lo miran y todo lo tocan cuando comienzan a conocer su entorno y a situarse en el. 

Por eso, una pregunta para hoy:

¿Cuáles son las actitudes que definen mi atención a la realidad: las del buitre o las del niño?


Os sugiero también hoy el comentario más técnico de Jose María Castillo donde la fe aparece como un valor, y la religión como una "estructura" de liberación . Podéis leerlo aquí.Y también pulsando en este punto rojo de más abajo.

2 comentarios:

  1. "¡No le toquéis ya más, que así es la rosa!" .
    J.R. Jiménez se refiere al "poema" en esta breve( la más breve) de sus poesías. Él, que tocaba y retocaba sus escritos una y otra vez, buscando la esencia de lo poético, debió intuir que de tanto desnudar el poema, corría el riesgo de quedarse sin poesía.

    Lo mismo ocurre si nos empeñamos en buscar el perfume de la rosa, intentando encontrar en qué parte de ella se guarda ese aroma. Comenzamos a arrancar pétalos y pétalos pensando en llegar a un "centro" que aloje esa esencia, para terminar descubriendo que nuestra búsqueda ha sido en vano y, lo peor, que nos hemos quedado sin la rosa...

    Efectivamente, "hay cosas que no tienen centro" no resisten la búsqueda, no están en la dimensión del raciocinio. Quiero creer que" estar atentos a la realidad" ,como actitud de fe, a veces es tan sencillo como mirar ,oler, sentir

    ResponderEliminar
  2. En las cosas sencillas está la esencia,en aquellas q no te importa mancharte,en aquellas q quieres experimentar porque tu corazón arde!lporque te lo reclama aun sin saber porque, y cuando arriesgas aun a sabiendas de poder perder,porque para conseguir!hay que probar,hay que tocar,hay q sentir y tener valentia a dejarte mojar y calar hasta los huesos de la misma fe!!la q alimenta nuestra alma y nos alienta a no desfallecer,hay que huir de toda indecisión y cuestionamientos y tomar ka actitud del niño,tocar,conocer y situarnos en el,luego ya divagaremos,pero primero EXPERIMENTAR,para hablar con conocimiento de causa.

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión.