Parroquias de Alcadozo y Liétor: JUEVES DE LA III SEMANA DE ADVIENTO. EL EVANGELIO DEL 17 DE DICIEMBRE.

JUEVES DE LA III SEMANA DE ADVIENTO. EL EVANGELIO DEL 17 DE DICIEMBRE.

EVANGELIO
Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz al Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amás, Amos a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaguín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquirn, Aquim a Eflud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matan, Matan a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce.

Mateo   1, 1-17
COMENTARIO


Hoy, más que comentar, habría que pedir disculpas este evangelio. Un poquito insufrible, a no se por su carga literaria y simbólica.


Si tuviéramos que resumir en una frase el significado del evangelio de hoy podíamos resumirla en los siguiente: “una lección de humildad”. Efectivamente, la larga lista genealógica de Jesús manifiesta el lento del discurrir del tiempo y la huella divina que lo impregna todo (permitidme la expresión)


El Mesías, el esperado, no vino “de pronto” y asustando al personal; vino tras una compleja red de acontecimientos históricos reveladores de lo mejor y de lo peor de lo que es capaz la condición humana (porque hay que ver la catadura moral, según nuestros esquemas, de alguno de los/las tatarabuelos/las de Jesús). Pero al final vino.

Y como venimos diciendo últimamente, Jesús marcó tendencia humana y religiosa. Deberíamos aprender de este “lento proceder de Dios” cuando soñamos con una humanidad que ha hecho de la celeridad uno de las más altas expresiones de la eficacia.
Ser rápido en la vida es, para nuestra cultura, signo de eficacia. Y no digo yo que no sea así en alguna circunstancia, pero en las cosas del espíritu, como en las del querer, la  “fast food” perjudica más que alimenta.

Y deberíamos aprender también de cómo lo bueno, en ocasiones, aparece necesariamente trenzado con lo ambiguo si no también con lo contradictorio. Alguno de los antepasados de Jesús serían tildados hoy de criminales, fundamentalistas y personas (ellos y ellas) de dudosa ascendencia moral. Pero a pesar de eso… el mesías vino.

Hago este comentario porque en ocasiones rodeamos lo religioso de una pureza que nunca ha tenido, no porque no sea deseada, sino porque es tan imposible como el “círculo cuadrado”. Ya lo dijo el mesías, el esperado, trigo y cizaña siempre van juntos.

Las genealogías, como asunto literario, es de gran tradición en el pensamiento bíblico. Una reflexión el sentido teológico de los árboles genealógicos en el judaísmo puedes encontrarla pulsando en este punto rojo de más abajo.
http://iglesiadepozohondo.blogspot.com.es/2014/11/espectaculo-espectadores-o-simplemente.html
Y si tienes tiempo, incluso puedes acceder desde aquí a una completa interpretación de este no tan enigmático texto, portador de un mensaje precioso desde el punto de vista literario. Pulsa en el aquí del "puntito rojo"

http://iglesiadepozohondo.blogspot.com.es/2014/11/espectaculo-espectadores-o-simplemente.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.