Parroquias de Alcadozo y Liétor: MARTES DE LA XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 26 DE JULIO

MARTES DE LA XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 26 DE JULIO



EVANGELIO
En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»
Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema: así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.»
Mateo  13, 36-43


COMENTARIO


Esta pequeña “homilía” que realiza el propio Jesús como complemento a la parábola del trigo y la cizaña probablemente, como suele ocurrir con otros textos de parecido perfil, tenga más que ver con el protagonismo de la comunidad de Mateo que con la propia experiencia de Jesús de Nazaret.

Si tuviéramos que resumir en dos palabras este mensaje lo haría con las siguientes palabras: realismo y esperanza. Más aún, me atrevo a pensar que para Jesús son dos palabras que van juntas: “no hay realismo sin esperanza”.

Reconozco que aquí hay mucho de influencia personal a la hora de interpretar este evangelio. Cada vez más me preocupa la actitud de aquellas personas que siempre plantean en sus vidas los “escenarios” más difíciles, para que al final “les salgan las cuentas vitales”. Es la técnica del “me espero lo peor” y si luego resulta que no “eso que he ganado”.

Nada que objetar a esa posición vital, más que la “insoportabilidad” vital que la acompaña. Llega un momento en que desesperan, porque en el fondo se trata de un “postureo” exterior que no concuerda con su “fondo”. Lo malo es que cuando te tomas en serio a la otra persona sufres, incluso más que ella…. Y yo diría que “por ella”. Y llega un momento en que tanto “pesimismo metódico” agobia y es estéril.

El realismo, el hecho de que el trigo y la cizaña están juntos, no está reñido con la convicción que supone las actitud de la esperanza. Para Jesús, vivir con realismo (la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo), no le invalida para vivir con la permanente presencia del buen final (“los justos brillarán como el sol”).

Urgiría en nuestras comunidades cristianas, junto al “principio misericordia” (hacer todo lo que puedas por los demás), incorporar el “principio esperanza” (poner un poquito de alegría en tu vida). Ganaríamos todos. Ganaría la vida.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.