Parroquias de Alcadozo y Liétor: LUNES DE LA SEMANA XVIII. EL EVANGELIO DEL 1 DE AGOSTO.

LUNES DE LA SEMANA XVIII. EL EVANGELIO DEL 1 DE AGOSTO.

EVANGELIO
En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos.
Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: «Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer.»
Jesús les replicó: «No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer.»
Ellos le replicaron: «Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces.»
Les dijo: «Traédmelos.»
Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.
Mateo 14,  13-21

COMENTARIO

La optimización de los recursos escasos siempre ha sido un reto para la humanidad. Dicen que la economía, como ciencia y como "cosmovisión", nace precisamente de la necesidad de llevar a cabo esta tarea. 

El evangelio de hoy es una buena prueba de cómo con recursos escasos (poner todo lo "tuyo" en común) y con mucha voluntad (poner "lo mejor de ti") a disposición de los demás, tiene consecuencias "asombrosas" (milagros) en la vida.

Si no activamos estas dos capacidades ni Dios podría mover un dedo en favor de la humanidad. No lo digo yo, es el propio Mateo quien así lo revela en su versión de los "panes y los peces"; antes del gran banquete pidió a sus discípulos "lo mejor de ellos" (dadles vosotros de comer) y todo lo suyo (cinco panes y dos peces).

Por eso, en nuestras sociedades, el criterio que separa un acontecimiento milagroso de un acontecimiento normal, viene determinado no tanto por lo natural-sobrenatural del hecho, cuanto por la "buena voluntad" (lo mejor de ti) y la generosidad (todo "lo de ti") que has puesto en la vida.

COMENTARIO DEL AÑO 2015

⏏COMENTARIO DEL AÑO 2014
































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.