Parroquias de Alcadozo y Liétor: VIERNES DE LA XIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 12 DE AGOSTO

VIERNES DE LA XIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 12 DE AGOSTO


EVANGELIO
En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: «¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?»
Él les respondió: «¿No habéis leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: "Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne"? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»
Ellos insistieron: «¿Y por qué mandó Moisés darle acta de repudio y divorciarse?»
Él les contestó: «Por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Ahora os digo yo que, si uno se divorcia de su mujer –no hablo de prostitución– y se casa con otra, comete adulterio.»
Los discípulos le replicaron: «Si ésa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse.»
Pero él les dijo: «No todos pueden con eso, sólo los que han recibido ese don. Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos por el reino de los cielos. El que pueda con esto, que lo haga.»

Mateo  19,  3-12


COMENTARIO

Sería destrozar el evangelio de hoy acudir al texto que nos propone la palabra como si fuera una receta de cocina y concluir que Jesus prohíbe el divorcio. El evangelio de hoy no habla de divorcio, tal y cono lo entendemos en nuestra sociedad, sino de repudio de la mujer por parte del varón (es decir, lo que iba a hacer conforme a la Ley Judía San José en relación con María).

Los fariseos preguntan a Jesús concretamente sobre un tema muy debatido entre los fariseos del siglo I: el repudio (despedir a la mujer). Los rabinos estaban divididos. Los de la escuela de Hillel autorizaban que el marido podía despedir a su mujer por cualquier motivo sin importancia. Los partidarios del rabino Shammai afirmaban que debía existir infidelidad para despedir a la mujer. De hecho da la sensación de que Jesús, según San Mateo, admitiría el repudio en caso de prostitución de la mujer. Muy distinta es la redacción de San Marcos (ver Marcos 10, 1-12, que elimina la excepcionalidad de la prostitución). La razón es que Mateo escribe para judíos y Marcos no.

En la sociedad judía de la época, los hombres tenían todas las ventajas ya que eran los propietarios de la tierra, de los bienes y de sus esposas. Podían despedirlas cuando quisieran y, muchas veces, sin causa justificada. Estas mujeres quedaban entonces en la más absoluta pobreza y corrían el peligro, si no se casaban pronto, de perder toda su dignidad. 

Era bastante frecuente. Dado que el fin del matrimonio era la descendencia, la mujer estéril estaba expuesta a ser despedida.
 La mujer era, en cierto modo, la esclava del marido a quien debía dar hijos. Si no le daba hijos, el marido podía despedirla haciéndola regresar a casa de sus padres. 

Bajo el dominio exclusivo de los varones tras el regreso del Exilio, el divorcio se extendió mucho, quedando al capricho de los hombres. Existían multitud de circunstancias nimias que podían ser causa de divorcio: quemar la comida, pedir prestado un objeto a la vecina sin permiso del marido, romper una vasija... Aunque eran casos extremos, así figuran en algunos documentos de la época. 

El divorcio se consumaba mediante un «libelo de repudio» (carta de despido o divorcio). Ésta debía constar por escrito, contener la firma del marido y la de dos testigos. Existían amanuenses o escribanos públicos que, sentados en calles y plazas, ofrecían este servicio por un módico precio. 

Todo esto estaba amparado por la Ley de Moisés. La justificación que da Jesús a esa Ley queda expresado por la frase: “por lo tercos que sois os permitió Moisés divorciaros de vuestras mujeres”. Yo no soy un entendido en griego, pero la palabra “terco” creo que puede ser poco expresiva. La palabra original griega es “σκληροκαρδιαν” , es decir, “por lo duro, áspero, agrio y penoso de vuestro corazón”.

Inmediatamente después Jesús ahonda en el misterio original del ser humano. Dios "los ha creado varón y mujer". Los dos han sido creados en igualdad. Dios no ha creado al varón con poder sobre la mujer. No ha creado a la mujer sometida al varón. Entre varones y mujeres no ha de haber dominación por parte de nadie.

Desde esta estructura original del ser humano, Jesús ofrece una visión del matrimonio que va más allá de todo lo establecido por la "dureza de corazón" de los varones. Mujeres y varones se unirán para "ser una sola carne" e iniciar una vida compartida en la mutua entrega sin imposición ni sumisión.

Este proyecto matrimonial es para Jesús la suprema expresión del amor humano. El varón no tiene derecho alguno a controlar a la mujer como si fuera su dueño. La mujer no ha de aceptar vivir sometida al varón. Es Dios mismo quien los atrae a vivir unidos por un amor libre y gratuito. Jesús concluye de manera rotunda: "Lo que Dios ha unido, que no lo separe el varón".

Con esta posición, Jesús esta destruyendo de raíz el fundamento del patriarcado bajo todas sus formas de control, sometimiento e imposición del varón sobre la mujer. No solo en el matrimonio sino en cualquier institución civil o religiosa.

Viene a decir Jesús que ante tal actitud, lo importante no es la ley de Moisés, sino la dignidad de las personas, especialmente de las mujeres. La ley puede ser manipulada al acomodo de quienes quieren sacar ventajas. 

La ley no muestra necesariamente el verdadero plan del Dios para los seres humanos. Jesús insiste en que el sentido de que la creación llama a la igualdad entre las personas y que el matrimonio no es ocasión para sacar ventaja.

Y fijaos si eran aquellos “discípulos” de corazón agrio y duro que con toda la “cara” del mundo afirman:  Los discípulos le replicaron: «Si ésa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse.» Sin palabras. ¡válgame el señor!. Y ¡ojo!, esta contestación la dan los “discípulos”, no sólo los fariseos!.

Evidentemente el “divorcio moderno”, sus causas y consecuencias, superan el marco de interpretación que ofrece el evangelio de Mateo. Acudir a este evangelio para “extraer automáticamente” la opinión de Jesús sobre las “problemáticas familiares de nuestra sociedad” creo que es una ejercicio irresponsable, porque los contextos culturales marcan decididamente la interpretación que podamos hacer de los textos bíblicos.

En este sentido, el Papa Francisco en la reciente Exhortación Apostólica después del Sínodo de la familia ha afirmado:

“El Sínodo se ha referido a distintas situaciones de fragilidad o imperfección… El camino de la iglesia es el de no condenar a nadie para siempre y difundir la misericordia de Dios a todas las personas que la piden con corazón sincero… Porque la caridad verdadera siempre es inmerecida, incondicional, y gratuita. Entonces hay que evitar los juicios que no toman en cuenta la complejidad de las diversas situaciones, y hay que estar atentos al modo en que las personas viven y sufren a casusa de su condición”.


PD. Perdonad la extensión pero dada la problemática que presenta creo que sería “insultante” una explicación “simplona” del texto. Agradecemos las reflexiones de J.J. Gómez Palacios y de J.A. Pagola para elaborar esta redacción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.