Parroquias de Alcadozo y Liétor: MARTES DE LA XXV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 20 DE SEPTIEMBRE.

MARTES DE LA XXV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 20 DE SEPTIEMBRE.


EVANGELIO
En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él.Entonces lo avisaron:
-Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.
Él les contestó:
-Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.
Lucas 8, 19-21

COMENTARIO

En ocasiones da la sensación de que Jesus puede jugar al despiste; esta ambigüedad familiar en boca del maestro de Galilea, siendo la familia una realidad sagrada para los judíos, incluso puede resultar provocadora de más.

Pero, en este caso, el despiste más que una estrategia, es toda una declaración de intenciones para el judaísmo del momento. En opinión de Jesús, la maternidad, la paternidad y la filiación, no pueden convertirse en linea divisoria de lo admisible o no en los límites de la comunidad (el famoso "linaje"). 


Para el Maestro de Galilea "escuchar la Palabra" y "vivirla", es la nueva linea divisoria. Para Jesús la Palabra era algo más que la letra escrita en códigos pétreos e inamovibles. Más bien se trata del Espíritu del Padre impreso en el corazón del hijo. Por eso del corazón bueno no pueden salir frutos malos (Lucas 6, 43-49).


Cuando traemos el evangelio al hoy de nuestra vida la tarea es decisiva. No se trata de "medir" si has de querer más o menos a tus padres y obrar en consecuencia. Eso es ridículo. 

Se trata de caer en la cuenta de todas aquellas experiencias que pueden hacernos sentir "elegidos" frente a otros (excluidos). Lo propio de la religión desde las intuiciones de Jesus de Nazaret no es trazar lineas divisorias; lo propio es crear puntos de encuentro vengamos de donde vengamos y estemos como estemos.

Si en otro tiempo la mística era escuchar al Todo silenciando a todos; yo tengo la sensación de que hoy, de momento, una mística sensata pasa por escuchar a todos porque en ellos se encuentra el Todo ("Mi madre y mis hermanos .... los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra").





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.