Parroquias de Alcadozo y Liétor: EL ADVIENTO DE LA PALABRA