Parroquias de Alcadozo y Liétor: VIERNES DE LA XXXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 11 DE NOVIEMBRE

VIERNES DE LA XXXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 11 DE NOVIEMBRE

EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos. Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del hombre. Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa, que no baje por ellas; si uno está en el campo, que no vuelva. Acordaos de la mujer de Lot. El que pretenda guardarse su vida la perderá; y el que la pierda la recobrará. Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán.»
Ellos le preguntaron: «¿Dónde, Señor?»
Él contestó: «Donde se reúnen los buitres, allí está el cuerpo.»

Lucas   17, 26-37
COMENTARIO

Por muy aparatoso que sea el lenguaje de hoy... tranquilidad. Nada es lo que parece. Se trata sólo de la manera de expresar lo que una persona piensa o propone; en este caso, la persona que propone o piensa es Jesús, o más concretamente la comunidad de Lucas desde el recuerdo que tiene de lo propuesto por Jesús.

Pertenece este lenguaje a lo que llamamos el género apocalíptico. Tal manera de escribir o de hablar no significa que vaya a pasar lo que se narra, sino que pretende "llamar la atención" del lector para que fije su mirada en el momento presente. Por tanto, el apocalipsis no es el anticipo de lo que pasará en el futuro, sino que se trata más bien de lo que estamos llamados a hacer en el presente.

Y el mensaje del evangelio de hoy está más o menos claro: el presente es decisivo. Es decir, la vida tiene tanto valor y tanta importancia que no podemos vivirla como si se tratara de un ensayo o de un juego. Cada paso que das es un paso "dado", es una opción realizada, es una oportunidad ganada... o perdida, si te quedas de brazos cruzados.

Aquellos que piensan en el futuro como un tiempo que vendrá por si solo, independientemente de lo que tu hagas, ciertamente se engañan. La decisión del presente es el único futuro que nos viene; por tanto la indecisión constante es la mejor manera que tenemos de "negarnos la vida".


De ahí el final tan dramático: el lugar al que llegarás con tus indiferencias, apatías, indecsiones y desafecciones no será otro más que tu fracaso (“Donde se reúnen los buitres, allí está el cadáver”.)

Un comentario sobre el sentido del género Apocalíptico, podéis leerlo aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.