Parroquias de Alcadozo y Liétor: ADVIENTO, MIÉRCOLES, 21 DE DICIEMBRE.

ADVIENTO, MIÉRCOLES, 21 DE DICIEMBRE.

HUGO, Víctor, Les misérables, V, 6, 2.

EVANGELIO
Unos días después, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre.
Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»

Lucas   1, 39-45

COMENTARIO


Seguimos con estos evangelios suprahistóricos de marcado matiz alegórico. En la base del texto es identificable el recuerdo de las montañas de Ain-Karen.  Estas montañas fueron recorridas según la historia judía por el «Arca de la Alianza», que para el antiguo pueblo de Israel era el objeto donde residía la presencia de Dios y que tan sólo podía ser transportado por sacerdotes. 

María, por la encarnación de Jesús en su vientre, ha quedado convertida en «Arca de la Alianza», es decir, en portadora de la presencia de Dios en su hijo Jesús. Este es el simbolismo que Lucas le da a la visita que María realiza a su prima Isabel. Por eso María hace el mismo recorrido que realizara antaño el Arca de la Alianza por las montañas de Judá.

Pero personalmente me parece mucho más revelador en el texto la respuesta se Isabel: "¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre".

Efectivamente, el texto nos pone sobre aviso de algo que es común en tantas y tantas experiencias religiosas: la extrañeza y el estremecimiento, el asombro sorpresivo y la complicidad real. ¿Recordáis las palabras del centurion cuando este le pide a Jesús la curación su criado?: "No soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme".

Ambos sentimientos, unidos, inseparables, indican la veracidad y la calidad de una experiencia religiosa. Muchas veces nos preguntamos de qué está hecho lo divino. Yo no lo sé. No sé decirlo, e incluso me da un poco de vergüenza insinuar una explicación. 

Confieso que es algo tan distante que la palabra no puede alcanzarlo. Pero, por otra parte, allí donde hay estremecimiento ("salto la criatura en mi vientre"), allí hay huella de lo divino; allí hay densidad divina. Por eso, para la experiencia religiosa hace falta sensibilidad, sentido, un cierto gusto y asombro.

Creo que "ese" divino es distancia y cercanía al mismo tiempo; "ese" divino es dicha; y "ese" divino así sentido, mas allá de nuestras limitaciones,  es señal de que estamos en el buen camino ("lo que te ha dicho el Señor, se cumplirá").


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.