Parroquias de Alcadozo y Liétor: SÁBADO DE LA V SEMANA DE PASCUA. EL EVANGELIO DEL 20 DE MAYO

SÁBADO DE LA V SEMANA DE PASCUA. EL EVANGELIO DEL 20 DE MAYO


EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros.
Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia.

Recordad lo que os dije: "No es el siervo más que su amo. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra."
Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió.»
Juan   15, 18-21
COMENTARIO

“Si el mundo os odia… Si fuerais del mundo… pero como no sois del mundo…. os he escogido sacándoos del mundo”…

Realmente uno lee esto así, de golpe, y lo primero que se pregunta es quien será ese señor tan malo que se llama “mundo”. 

¿Porqué Jesús utiliza la palabra «mundo» como sinónimo de elementos negativos? En la mentalidad hebrea de la época, toda la realidad conocida se dividía en dos regiones simbólicas: Cielo y Tierra. El cielo es el lugar donde habita la divinidad; la tierra donde habitan los humanos. La tierra (mundo) era vista también como elemento de tentación, pues sobre ella se realizaban los rituales de fecundidad, muy propios de los pueblos limítrofes a Israel, e incluso del mismo pueblo de Israel. 

Los sencillos campesinos del pueblo tenían la tentación de practicar ritos de fecundidad de la tierra, a fin de garantizar mágicamente las cosechas. En el fondo estos rituales de fecundidad eran propios de religiones que en aquel momento competían con el judaísmo. Ser del mundo era olvidar a Yahvhé y ponerse en manos de supersticiones. Es decir, ser del mundo era convertirse en un idólatra. Y la idolatría era para un judía el mayor atentado religioso que una persona puede cometer.

Por si fuera poco, cuando se está escribiendo el Evangelio de Juan, están teniendo lugar las persecuciones religiosas de Nerón y Domiciano. No me extraña que aquellos cristianos pensaran que los “dueños” del mundo, eran malos, y que la clave era distanciarse de ellos, de su manera de pensar y de vivir

Jesús identifica «mundo» con los poderosos que llenan la historia de dolor y de sangre. El evangelio de Juan entiende por «mundo», a aquellas instituciones o personajes que se adueñan de las personas y esclavizan a los seres humanos para conseguir poder, dinero, honores, autoridad... en detrimento de los pobres y silenciados. 

Si traemos el texto al hoy de nuestra vida la interpretación es clara. No se trata de que salgamos hoy a la calle a decir que el mundo es malo (cosa por otra arte muy normal en grupos fundamentalistas y casi-fundamentalistas católicos). Se trata de poner inteligencia en lo que hacemos y detectar todo aquello que causa sufrimiento en nuestro mundo. Contra eso, evidentemente, es contra lo que hay que luchar.

Y efectivamente, si no perdemos lucidez, hoy hay mucha gente cuya manera de entender la vida tiene como consecuencia el sufrimiento, la miseria y la desdicha de otros. La llamada de  la memoria de Jesús es a no tolerar esos “modos de vivir”. En el fondo esas son las “idolatrías” de hoy. Porque idolatría es todo aquello que te aleja del sentido común y del bien común.

Y si nos ponemos en plan “Papa Francisco”, está claro que, al interior de la Iglesia, este texto es muy duro con aquellos obispos, curas, laicos, seglares que hacen “cierta ostentación” del poder  o de la influencia que tienen; según el evangelio de hoy, ellos “también son de este mundo”. Pero ¡vamos!, son los menos,… creo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.