Parroquias de Alcadozo y Liétor: MIERCOLES DE LA SEMANA XXXIV DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 29 DE NOVIEMBRE

MIERCOLES DE LA SEMANA XXXIV DEL TIEMPO ORDINARIO. EL EVANGELIO DEL 29 DE NOVIEMBRE


EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.
Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»

Lucas   21, 12-19
COMENTARIO

Aunque resulta complejo encajar este estilo literario, ya sabemos que es una forma extrema de contar los problemas con los que tuvo que lidiar el primer cristianismo. Ciertamente aquella primitiva comunidad, tan pegada a la vida de Jesús, debió sentir la violencia romana y judía.

Como extranjeros en su tierra y extraños ante su propia familia, el sentimiento de frustración y de miedo debió invadirles en más de una ocasión. Alguno que otro pensaría si quizás se habrían equivocado en la opción realizada por el proyecto de Jesús. En dicho contexto hay que encajar estas palabras de hoy.

Pero la respuesta de aquella primitiva comunidad era clara. Ellos tenían conciencia de no haber hecho mal a nadie, por eso, sus actos son su defensa; su vida, el mejor testimonio. En esos momentos, como en tantos otros en los que nos encontramos en la vida, las palabras se confunden con la vida ("yo os daré palabras").

Por otra parte, la buena conciencia, el sentimiento de hacer lo que tenemos que hacer, cuando hay que que hacerlo y donde hay que hacerlo, quizás sea la mejor manera de garantizar la verdad de tu vida, más allá de las equivocaciones o de los riesgos ("vuestra perseverancia....os salvará")

Me viene a la cabeza hoy una bonita frase de Eduardo Galeano en su Libro de los Abrazos: "nosotros somos las palabras que cuentan lo que somos".



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.