Parroquias de Alcadozo y Liétor: DOMINGO 2º DE PASCUA. EL EVANGELIO DEL 8 DE ABRIL

DOMINGO 2º DE PASCUA. EL EVANGELIO DEL 8 DE ABRIL


EVANGELIO
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
–Paz a vosotros.
Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
–Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.
Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
–Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedarán retenidos.
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
–Hemos visto al Señor.
Pero él les contestó:
–Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
–Paz a vosotros
Luego dijo a Tomás:
–Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.
Contestó Tomás:
–¡Señor mío y Dios mío !
Jesús le dijo:
–¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre.

Juan   20, 19-31


COMENTARIO

He de reconocer que el evangelio de hoy tiene un poder de atracción tremendo para los lectores de todos los tiempos. Con el se pueden identificar creyentes, medio creyentes y nada creyentes. Al final, cabe que no satisfaga del todo a nadie. Esto suele pasar cada vez que intentamos quedar bien con todos.

Personalmente, más allá de lo bucólico del texto (respetable pero un poco cansino) llego a la conclusión de que el gran mensaje de hoy podríamos resumirlo en una frase: Tomás conviértete al presente.

Tomás tenía necesidad de tocar y comprobar  que Jesús seguía vivo; siendo honestos con la literalidad del texto, es verdad que vuelve a hacerlo a los ocho días; pero el mismo evangelista coloca en labios de Jesús lo insuficiente del ver , tocar y retener cuando se está convencido de la vida que se ha vivido; o dicho con otras palabras:  "Tomás, es inútil retener lo que ya está suelto; es inútil, y es imposible, desear la cresta de la ola cuando ya se ha zambullido en el mar, ahora se trata de sentir el mar"

Es curioso que el resto de discípulos dicen que habían visto al señor, pero no afirman que lo habían tocado. Quizás no tuvieran necesidad de ello o estarían tan imbuidos en la tarea de llevar a cabo la tarea de su espíritu, que no se les pasó por la cabeza ni siquiera intentarlo.

A mi juicio esa es la clave del texto de hoy: los discípulos primeros tuvieron una excepcional visión de Jesús. Pero esa excepcional visión de Jesús no consistió en ver cómo atravesaba los muros con un cuerpo más menos identificado. 

La visión que aquella comunidad tuvo de Jesus consistió en la decisión y en la opción por desplegar su obra y por llevar a cabo la calidad de su propuesta de vida. Fueron visionarios de la potencialidad que tenía la vida realizada por Jesús. Y en un presente complicado, lleno de fracturas e incertidumbre, supieron descubrir el valor de lo que habían vivido junto al Maestro de Galilea. Aquello no podía caer en saco roto. 

La inquietante frase de hoy -"dichosos los que crean sin haber visto"- más que una definición de la fe, es la convicción de aquella primitiva comunidad sobre el valor que tenía el evangelio de Jesús a la hora de encarar el presente adverso y el futuro incierto. No se tata de creer sin ver, sino de creer en aquello que llevan entre manos -la vida que tienen delante- más allá de lo que ven.

Cuando traemos el texto al hoy de nuestra vida el mensaje es muy revelador. Más allá del "caso Tomás", re-conviértete cada mañana a la vida, reconciliate con ella, porque hay mucho que vivir y mucho por vivir.

_____________
En el mi blog personal (Las Edades de Sara) podéis leer una reflexión personal sobre los aconteceres de esta última Semana Santa (santa y discutida, geográficamente hablando): "A re-vueltas con laSemana Santa"🆙

A lo largo de esta semana voy a des-codificar el Capítulo 20 del Evangelio de San Juan, un capítulo que constituye un autentico tesoro de la obra joánica. Las des-codificaciones suponen , en ocasiones, des-engaños. Quien no quiera "saber más", mejor que no entre. La página os pedirá un código para darle más misterio, sólo tendréis que introducir el código 1234 y cerrar la ventana. ¡Ánimo! Para acceder... aquí 🆙











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.