Parroquias de Alcadozo y Liétor: PARROQUIAS DE ALCADOZO Y LIETOR. EVANGELIO DEL 6 DE AGOSTO. FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN

PARROQUIAS DE ALCADOZO Y LIETOR. EVANGELIO DEL 6 DE AGOSTO. FIESTA DE LA TRANSFIGURACIÓN


EVANGELIO
Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador… Se le aparecieron Elías y Moisés conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: “ Maestro, ¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.
Estaban asustados y no sabía lo que decía.
Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube: “Éste es mi Hijo amado, escuchadlo”.
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús…
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: “No contéis a nadie lo que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos”.
Marcos  9, 2-10

COMENTARIO

Aquellos primeros discípulos probablemente vivían con la sensación de que la vida definitiva, la vida plena, había llegado con Jesús; la historia es como si se hubiera detenido con él, porque por fin había alguien que, de verdad, dotaba de sentido al presente sin utilizar el pasado como patrón de comportamiento ni el futuro como consuelo aplazado.

Pero poco a poco fueron dándose cuenta de que este Jesús que les sabía a vida completa y a vida plena, sufría, era incomprendido y desde luego no era percibido por todos del mismo modo. Por si fuera poco, también sintieron que seguir al maestro galileo les complicaba la vida y en ocasiones... mucho.

El evangelio de hoy sale al paso de esa dificultad. El texto de hoy, probablemente una re-construcción literaria forjada en innumerables experiencias que los discípulos tuvieron con Jesús, solo pretendía mostrar que más allá de las apariencias gratas e ingrata, tras ese hombre había una honda experiencia, fiable y auténtica, de Dios.

Cuando traemos el evangelio al hoy de nuestra vida muchos sentimos también esa necesidad; además, a muchos nos reclaman que desvelemos qué o quién está detrás de nuestras motivaciones. 

Hay personas que no sólo piden transparencia (hoy se lleve mucho eso), sino que piden transfiguraciones, es decir, conocer qué garantías damos de que la memoria que anunciamos sea digna de ser vivida.

Jesús consiguió transfigurar un sentido a su vida; probablemente convenció a muchos de que merecía la pena su motivación, su pasión y su acción. 

Los evangelizadores de hoy hemos de preguntarnos qué percibe la gente de nosotros. ¿Ofrecemos un sentido para la vida o simplemente somos titiriteros del espíritu? ¿Dotamos a la vida de una melodía que hace bello el vivir cotidiano (aún con sus momentos de silencio), o somos folclóricos de decadentes noches de verano?

Uno de los grandes problemas del cristianismo actual está en su incapacidad para "significar" algo más hondo que sus "puestas en escena". 

Un Cristo sufriente que paseamos por nuestras calles y que no nos adentra en el sufrimiento concreto de los hombres y mujeres de hoy; una escultura mariana que no re-dirige nuestra mirada a quienes hoy claman y patalean por una respuesta humanamente digna a la injusticia; una mesa (como la eucaristía) que no nos lanza a ensanchar y poner una creativa silla más en la mesa de nuestra cocina, un.......

Cuando la mirada se detiene en lo primero (una bella imagen de Cristo o de María, una mesa de altar dignamente vestida), pero no transfigura lo que ha de haber detrás, nos colocamos en el lugar cínico de Pedro Santiago y Juan... "hagamos tres tiendas y quedémonos aquí". Pero ya nos advierte Marcos que cuando eso pasa, "no sabemos lo que decimos", ni lo que hacemos.

_________________________________________________________

Si alguien tiene tiempo de un comentario más "técnico" sobre la Transfiguración puede encontrarlo aquí 🆙


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.