Parroquias de Alcadozo y Liétor: PARROQUIAS DE ALCADOZO Y LIÉTOR. EVANGELIO DEL LUNES 1 DE OCTUBRE. SEMANA 26 DEL TIEMPO ORDINARIO.

PARROQUIAS DE ALCADOZO Y LIÉTOR. EVANGELIO DEL LUNES 1 DE OCTUBRE. SEMANA 26 DEL TIEMPO ORDINARIO.


EVANGELIO
En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante.
Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: «El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.»
Juan tomó la palabra y dijo: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.»
Jesús le respondió: «No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»

Lucas   9, 46-50

COMENTARIO

«Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir» Casualidades de la liturgia hacen que esta semana el evangelio de ayer de Marcos coincida con el de hoy de Lucas, al menos en la parte final (también, de alguna forma al comienzo con esa “hiper-protección” a los pequeños). 

Tengo la sensación de que nuestro código genético está caracterizado por una “propensión al conflicto”, que nos hace tener que gestionar cada día las tensiones ineludibles, que nos constituyen como comunidad. 

En el evangelio de hoy… el mismo problema: hay unos “que no son  de los nuestros”… ya está liada la tensión. “Hacen el bien”… pero “no son de los nuestros”. Probablemente la actitud de Juan sea “lo que pide el cuerpo” cuando se tensa en exceso: “se lo impedimos”.

Pero no… la actitud de Jesús es distinta… “que no sean de los nuestros no significa que estén contra nosotros”. Y es que esta manía que tenemos los humanos por “apropiarnos” de todo nos conduce generalmente a la barbarie.

Jesus enseñó a asumir “la tensión”, pero con calma. El mundo, el externo a nosotros y nuestra propia interioridad, nunca va a ser una “balsa de aceite”. Pero la propuesta de Jesús es vivir “en lo tenso” “con calma”. 

Ante el mar embravecido dice “no tengáis miedo”, y ante unos discípulos “envalentonados” sólo se le ocurre afirmar que estar “en frente de” otros no significa estar “contra ellos”, más bien se trata de gastar tiempo en descubrir la posibilidad de vivir “junto a ellos”.

Este “tal Juan”, a pesar de ser discípulo de Jesús, se erigió en hombre capaz de administrar la verdad y de dar los “pasaportes” para el reino de dios.

Habrá que tener cuidado, porque hoy también podemos haber “muchos juanes” que “encantados de habernos conocido” pasemos por la vida así de intransigentes y así de in-útiles.
 __________
El mensaje de la semana, en video, aquí podéis verlo. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.