Parroquias de Alcadozo y Liétor: EVANGELIO DEL DOMINGO 24 DE NOVIEMBRE. SEMANA 34 DEL TIEMPO ORDINARIO

EVANGELIO DEL DOMINGO 24 DE NOVIEMBRE. SEMANA 34 DEL TIEMPO ORDINARIO


EVANGELIO
En aquel tiempo, las autoridades hacían muecas a Jesús, diciendo: «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.» Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo: «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.» Había encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: «Éste es el rey de los judíos.» Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.» Pero el otro lo increpaba: «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.» Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino.» Jesús le respondió: «Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.»

Lucas   23, 35-43

COMENTARIO

Por tres veces tiene que oír Jesús en el texto de hoy la frase: ¡sálvate a ti mismo!. Qué poco hemos evolucionado como humanidad, porque si por algo se caracteriza el ser humano moderno es por la pretensión de salvarse a si mismo, o dicho en la versión mía popular: "búscate la vida", o bien, "sálvese quién pueda".

Pero ese sentimiento es un drama para el ser humano de hoy y fue un drama para Jesús. Nadie puede salvarse a si mismo. ¿Qué imagen de dios es esa que resiste un creador sin criatura? Una sociedad en la que cada uno se salve a sí mismo ha dejado de ser humana, y un dios que lo consiente es un ídolo vaciado de credibilidad.

Nadie puede "salvar" su vida solo y a sí mismo; nadie puede "salvarse".  El Dios judeocristiano es un Dios tan ligado a la criatura que no puede "dejar de ser humano". Y el "ser humano, quizás pueda "salvar" pero no puede "salvarse".

A mi juicio, esta es la paradójica clave del texto de hoy: necesitamos del otro. Hasta Dios necesita "del otro". Sólo en el diálogo con el "otro" crucificado puede salir a relucir que juntos si pueden "estar en el paraíso". 

¿Qué querría decir Jesús con ese "hoy"? La resurrección de Jesús fue al "tercer día"? ¿Qué es ese  "hoy"? Quizás Jesús estuviera revelando la mayor dicha que puede sentir un ser humano: ser compañía y sentirse acompañado. 

Mientras unos se burlan diciendo "sálvate", Jesús ofrece la compañía de estar allí, aunque sea así, crucificado. 

Es paradójico, pero quizá en eso consista la belleza más grande: intentar salvar la vida compartiendo incluso la nada de una cruz.

Por eso, a la espera del "tercer día" no estaría mal que "hoy", como creyentes, nos dedicáramos a entretejer redes de compañía allí donde las soledades hieren.

No sé si salvaríamos  a alguien, pero en cualquier caso, "hoy", le (nos) estaríamos ofreciendo  un  paraíso.

PD. Sara, una semana más, ha vuelto a sonreír viendo el panorama que nos envuelve. Si quieres leer pulsa aquí.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.