Parroquias de Alcadozo y Liétor: EVANGELIO DEL DOMINGO 26 DE JULIO. SEMANA 17 DEL TIEMPO ORDINARIO.

EVANGELIO DEL DOMINGO 26 DE JULIO. SEMANA 17 DEL TIEMPO ORDINARIO.


EVANGELIO

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
- «El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo.
El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.


Mateo 13,   44-52
COMENTARIO

Resulta curioso ver cómo para hablar del Reino de Dios, el evangelista Mateo no informa de su contenido, sino más bien de los efectos que provoca en quien lo encuentra. 

No tiene mucho que ver, pero es lo mismo que cuando te aficionas a esto de la cata de vinos y te da por analizar la fase auditiva, visual, olfativa y gustativa;  los aromas, la acidez, el retrogusto y demás pamplinas…. Hasta que te encuentras con un enólogo que te dice… “a ver, ¿te gusta o no te gusta?”.

Algo así es el evangelio de hoy. No sabemos muy  bien qué es el reino de Dios, pero sabemos de dos actitudes que parecen tener quienes lo han descubierto.

En primer lugar, la sensación de haber llegado a un punto de “no retorno”, punto que se convierte en pieza clave, “piedra angular” o “nudo de red” (como se dice ahora). Dicho en términos existenciales: quien vive el reino de Dios, vive con la sensación de una cierta “perenneidad” de su vida. Podrán venir vientos y mareas, conflictos imprevistos o logros inesperados… pero uno…compró el camp y ahí estará.

En segundo lugar; parece ser que el reino de Dios tiene que ver con “lo buscado” que siempre ha estado allí. No sobra ninguna de las dos afirmaciones. La “perla” estaba allí (en lenguaje religioso podemos decir que se trata de un regalo de Dios”), pero tiene que ser buscada incansablemente ( como hace el “buscador de perlas”). 

Una visión de la “gracia” de Dios que nos recluye en una presunta actitud de brazos cruzados, no parece ser la  mejor manera de explicar la actitud de estos dos  buenos (e interesados) hombres de las parábolas de hoy.


En un momento histórico tan “líquido” como el nuestro, el evangelio nos invita hoy a preguntarnos si nuestra vida está asentado en el reino de Dios, es decir, si nos identificamos con  el proyecto (familiar, afectivo, profesional, vital) que llevamos entre manos, más allá, incluso, de nuestras fracturas e incertidumbres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.