Parroquias de Alcadozo y Liétor: EVANGELIO DEL LUNES 28 DE SEPTIEMBRE. SEMANA XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO.

EVANGELIO DEL LUNES 28 DE SEPTIEMBRE. SEMANA XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO.

 


EVANGELIO
En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante.
Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: «El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.»
Juan tomó la palabra y dijo: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.»
Jesús le respondió: «No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»

Lucas   9, 46-50

COMENTARIO

"No es de los nuestros.... se lo impedimos".... Ciertamente esta expresión de Juan no por antigua deja de ser actual. La "posesión" es una actitud que nos endiosa engañosamente. Y la presunta posesión de la verdad, cuando genera poder sobre otro, además de endiosarnos nos deshumaniza, afectando al otro, a quien situamos cuando menos "frente a mí", cuando no "por debajo de mí". 

 

Pero no… la actitud de Jesús es distinta… “que no sean de los nuestros no significa que estén contra nosotros”. Y es que la finura de Jesús (el Maestro) no hay que presuponerla en los discípulos (y presuntos maestros de ayer y de hoy).

 

Jesus enseñó a asumir “la tensión”, pero con calma. El mundo, lo externo a nosotros y a nuestra propia interioridad, nunca va a ser una “balsa de aceite”. Pero la propuesta de Jesús es vivir “en lo tenso” “con calma”. Ante el mar embravecido dice “no tengáis miedo”, y ante unos discípulos “envalentonados”  afirma que estar “en frente de” otros no significa estar “en contra de”, más bien se trata de gastar tiempo en descubrir la posibilidad de vivir “junto a”.

 

Esta danza de preposiciones se convierte en toda una escuela de convivencia muy necesaria en nuestra cultura y en nuestras instituciones. En la Iglesia, todavía más, porque teologalmente estamos llamados a dejarnos impregnar por la melodía del Maestro si es que queremos ser discípulos. 

 

Habrá que tener cuidado, porque hoy también podemos estar “muchos juanes” que “encantados de habernos conocido” pasemos por la vida así de intransigentes y así de in-útiles.

 

 __________

 







2 comentarios:

  1. Hola fráncisco cuánto tiempo sin tener tu evangelio espero que estés bien

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por estar otra vez entre nosotros

    ResponderEliminar

Gracias por tu opinión.