Parroquias de Alcadozo y Liétor: MARTES DE LA SEMANA I DE ADVIENTO. EL EVANGELIO DEL 1 DE DICIEMBRE

MARTES DE LA SEMANA I DE ADVIENTO. EL EVANGELIO DEL 1 DE DICIEMBRE


EVANGELIO
En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús:
- "Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla.
Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.
Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar."

Lucas   10,21-24
COMENTARIO

"...y las has revelado a la gente sencilla"... 
que revolución y que peligro encierra esta frase.

No es lo mismo la "religiosidad popular" que la "popularización de la fe". Los tiempos eclesiales que nos tocan vivir albergan, bajo la denominación de religiosidad popular, una banda de expresiones religiosas que van desde sencillas, sinceras, respetables e incluso envidiables manifestaciones de fe, hasta interesadas, idolatricas y perversas prácticas que rondan la superstición , y lo que es más grave, la alienante y aberrante confusión entre ostentación y estética. El arte, por definición, siempre ha huido de la ostentación , porque su lugar habitual es la estética; y la estética huye de la ostentación como el aceite del agua. 

Lo que Jesus hizo fue "popularizar" la fe. La hizo accesible a la gente sencilla. Más aún, se dejo evangelizar por la gente sencilla. Y la popularizó porque frente a la todopoderosa estructura religiosa-técnica judía, Él ofreció su vida, toda su vida. 

Popularizar la fe es buscar la sencillez, es ahondar en la fuente que hay tras la corriente de agua, es descubrir lo original e incontaminado, es buscar el fondo que nos une más que lo que me distingue, en ocasiones es des-aprender para poder comprender, es...como dicen los  clásicos de la espiritualidad, conquistar una segunda ingenuidad que nos permita sabernos juntos buscando,  más que aislados compitiendo. 
Por eso, diría Jesús, "te doy gracias Padre..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.