Parroquias de Alcadozo y Liétor: EVANGELIO DEL MIERCOLES 23 DE DICIEMBRE. SEMANA 4 DEL TIEMPO DE ADVIENTO

EVANGELIO DEL MIERCOLES 23 DE DICIEMBRE. SEMANA 4 DEL TIEMPO DE ADVIENTO


EVANGELIO 
A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban. A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan.» Le replicaron: «Ninguno de tus parientes se llama así.» Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre.» Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: «¿Qué va a ser este niño?» Porque la mano del Señor estaba con él.
Lucas   1, 57-66


COMENTARIO



Siempre me ha llamado la atención lo del "No" de Isabel. Esto de los nombres para los judíos es tan obsesivo como lo es para nosotros no perder una cierta "eterna juventud". 

El nombre para  los judíos era la garantía de una "eterna tradición". De ahí la polémica de hoy. El hijo debía llamarse como el padre, Zacarías, pero Isabel dice que no. Nunca un "no" produjo un efecto catalizador de cambio tan  eficiente como el de Isabel. 

Efectivamente, a su marido, Zacarías, se le arregló lo de la voz y volvió a hablar (recordad que se quedó mudo cuando se enteró de lo del embarazo). Y al parecer generó de nuevo un sobrecogimiento en la comarca que preconizaba lo que estaba por llegar.

Pero el "No" de Isabel es distinto. Dice que "No" a la santa tradición judía, pero no por tradición, sino por santa. Las tradiciones están bien, son necesarias, no habría historia sin tradición. Pero convertirlas en santas es petrificarlas, detener la historia y paralizar el futuro. 

El "No" de Isabel le complica la vida porque supone des-santificar la tradición, des-enmascarar las mentiras revestidas de verdades convencionales, y sobre todo, supone facilitar que las palabras, más que vagar por el interior de nuestras conciencias, tengan la posibilidad de construir modelos alternativos de vidas y de instituciones que las faciliten.

Yo estoy convencido de que los evangelios de la infancia que estamos a punto de concluir, más allá de la ñoñería superficial que destilan, nos colocan en el brete de una alternativa manera de vivir la fe y la Iglesia. Se trata de atreverse, más allá de las dulzonas tradiciones que las envuelven a aprender de los miedos de Zacarías, del "No" de Isabel, del sueño de José y del "Hágase" de María. 

Pues ánimo. Ya queda poco, y con Isabel pronunciemos un "No" a la inercia del pasado para posibilitar los futuros.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.