Parroquias de Alcadozo y Liétor: 2021

EVANGELIO DEL DOMINGO 17 DE OCTUBRE. SEMANA 29 DEL TIEMPO ORDINARIO


EVANGELIO
En aquel tiempo, se le acercaron los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: «Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir.»
Les preguntó: «¿Qué queréis que haga por vosotros?»
Contestaron: «Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.»
Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?»
Contestaron: «Lo somos.»
Jesús les dijo: «El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mi concederlo; está ya reservado.»
Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan.
Jesús, reuniéndolos, les dijo: «Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.»

Marcos 10, 32-45

EVANGELIO DEL JUEVES 14 DE OCTUBRE. SEMANA 28º DEL TIEMPO ORDINARIO

EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo el Señor: «¡Ay de vosotros, que edificáis mausoleos a los profetas, después que vuestros padres los mataron! Así sois testigos de lo que hicieron vuestros padres, y lo aprobáis; porque ellos los mataron, y vosotros les edificáis sepulcros. Por algo dijo la sabiduría de Dios: "Les enviaré profetas y apóstoles; a algunos los perseguirán y matarán"; y así, a esta generación se le pedirá cuenta de la sangre de los profetas derramada desde la creación del mundo; desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías, que pereció entre el altar y el santuario. Sí, os lo repito: se le pedirá cuenta a esta generación. ¡Ay de vosotros, maestros de la Ley, que os habéis quedado con la llave del saber; vosotros, que no habéis entrado y habéis cerrado el paso a los que intentaban entrar!»
Al salir de allí, los escribas y fariseos empezaron a acosarlo y a tirarle de la lengua con muchas preguntas capciosas, para cogerlo con sus propias palabras.
Lucas   11, 47-54

EVANGELIO DEL MIÉRCOLES 13 DE OCTUBRE. SEMANA 28 DEL TIEMPO ORDINARIO.


EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo el Señor: «¡Ay de vosotros, fariseos, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, de la ruda y de toda clase de legumbres, mientras pasáis por alto el derecho y el amor de Dios! Esto habría que practicar, sin descuidar aquello. ¡Ay de vosotros, fariseos, que os encantan los asientos de honor en las sinagogas y las reverencias por la calle! ¡Ay de vosotros, que sois como tumbas sin señal, que la gente pisa sin saberlo!»
Un maestro de la Ley intervino y le dijo: «Maestro, diciendo eso nos ofendes también a nosotros.»
Jesús replicó: «¡Ay de vosotros también, maestros de la Ley, que abrumáis a la gente con cargas insoportables, mientras vosotros no las tocáis ni con un dedo!»



Lucas  11, 42-46
COMENTARIO


En el evangelio de hoy, Jesús denuncia que el "diezmo de la hierbabuena y las legumbres" había dejado de ser efectivo como expresión del "derecho y el amor de Dios". Es decir, una costumbre, el diezmo, en su origen "con sentido"... ya no lo tenía por haberse "protocolizado". 

Esto nos sirve para detectar un primer peligro fariseo de hoy en nuestra religión cristiana: seguir haciendo cosas que ya no tienen sentido pero que "da cosa" no hacerlas,  porque aunque no hacen bien a nadie, tampoco "hacen daño".

Jesús denuncia todo esto de los "asuntos de honor y de las reverencias por la calle"; por más que me hablen de la "belleza" de la liturgia, nunca podré entender la "reverencia a un "hombre sagrado" por mucho que actúe "in persona Christi". 

Esto, más que belleza, es "brillo" de vanidades propia de príncipes abaratados, que han encontrado en los presbiterios y lugares afines, un hábitat acomodado y un refugio de su insignificancia social. Esta envoltura de lo religioso, además de un disparate, es otra manifestación "neo-farisea" de la fe cristiana.

Y en tercer lugar; Jesús critica a los maestros de la Ley porque "abruman" a la gente con "cargas insoportables". ¡A mí se me pone el vello de punta cada vez que leo esa frase! Personalmente una de las cosas que más miedo me da es el hecho de poder ser considerado una "persona cargante". Si ya eso repele, ¡cuánto más cuando lo haces en nombre de dios! 

Toca "des-farisear" la religión. Quizás no haya un "Jesús" físico que la cuestiona, pero sí un "sentido común" muy entrenado ya en "ningunearla".