Parroquias de Alcadozo y Liétor: EVANGELIO DEL JUEVES 25 DE FEBRERO. SEMANA 1ª DEL TIEMPO DE CUARESMA.

EVANGELIO DEL JUEVES 25 DE FEBRERO. SEMANA 1ª DEL TIEMPO DE CUARESMA.

EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden! En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas.»

Mateo   7, 7-12

COMENTARIO


“Pedid y se os dará”, para un judío, no significa –como tantas veces hemos dicho- cansinear a Dios. “Pedid y se os dará es una forma de decir que Dios es fiel. Y eso es una verdad como un templo para los judíos. 

Un judío no puede pensar que Dios no sea fiel, es decir, un judío piensa que Dios está siempre de su parte dando lo máximo por el. 

Por tanto, se trata de que el ser humano no pare de “buscar” y de “llamar” para descubrir lo que ya tiene delante cada día porque Dios es fiel. Si aplicamos este “dato sutil” entendemos el resumen que hace Jesús al final del texto de hoy. 

El ser humano, si quiere ser imagen de Dios, tiene que ser "él mismo" fiel.  Y la fidelidad engendra fidelidad, por tanto, “trata a los demás como quieres que los demás te traten a ti”. Dios es fiel; sé tu fiel; y la fidelidad será un atributo del “pueblo elegido”. Esta esta fórmula del judío de bien; por eso es tan importante para esta cultura la palabra dada

No es que yo esté en contra de la oración de petición. Cada uno debe pedir lo que quiera o conforme sienta. Pero no podemos confundir las experiencias personales con la revelación evangélica.

La clave para vivir una experiencia religiosa en la historia no se encuentra en el designio arbitrario de un dios incomprensible e inefable, sino en la firme convicción y en el permanente deseo de optar libremente por hacer verdad la propuesta vital del evangelio de Jesús a lo largo de nuestra vida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.