Parroquias de Alcadozo y Liétor: EVANGELIO DEL SÁBADO 20 DE FEBRERO. SÁBADO DE CENIZA

EVANGELIO DEL SÁBADO 20 DE FEBRERO. SÁBADO DE CENIZA



EVANGELIO

En aquel tiempo, Jesús vio a un publicano llamado Leví, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.» Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció en su honor un gran banquete en su casa, y estaban a la mesa con ellos un gran número de publicanos y otros. Los fariseos y los escribas dijeron a sus discípulos, criticándolo: «¿Cómo es que coméis y bebéis con publicanos y pecadores?» Jesús les replicó: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a que se conviertan.»


Lucas 5, 27-32
COMENTARIO


Y cómo os decía antes de ayer, la cuaresma ya puede acabar hoy. Bastan cuatro días para saber de qué va esta historia.

Y la historia va de que, en cuaresma, más que de convertirse el ser humano a Dios, se trata de que Dios ha decidido convertirse al pecador (léase bien, he dicho convertirse él al pecador, no en pecador. Pero en cualquier caso, esto es un "escándalo" para los judíos. 

Mirad que palabras atribuyen los libros del Antiguo Testamento a los pecadores e impíos: 

  • Salmo 1: "Por eso, no resistirán en el Juicio los impíos, ni los pecadores en la comunidad de los justos"
  • Profetas Isaías, cap. 13: "He aquí que el Día de Yahveh viene implacable con el ardor de su ira para exterminar de la tierra a los pecadores".
  • Profeta Amós, cap. 9: "He aquí que los ojos de Dios están sobre el pecadorvoy a exterminarlo de la faz de la tierra".
Mirad lo que dice el Evangelio de hoy:
  • ¿Cómo es que comes y bebes con ellos? -preguntan a Jesús y a sus discípulos-
  • No necesitan de médico los sanos, sino los enfermos.
  • He venido a llamar a los pecadores...

O dicho con otras palabras, Jesús ha cambiado (convertido) el carácter de la mirada de Dios, y de exterminador de pecadores pasa a ser salvador de los mismos.

El convertido es el Dios al que anuncia Jesús. En esta historia de vaciamiento que es la cuaresma, Jesús ha decido "vaciarse" de sí mismo para llenar de sentido al pecador.

Los testimonios bíblicos nos presentan a un Dios atípico que ha decidido vaciarse de sus atributos de siempre para recorrer un camino con aquellos que, bien por equivocación, bien por ceguera, bien por imposibilidad, han perdido la armonía interior.

Cuando traemos el texto al hoy de nuestra vida caemos en la cuenta de que  el juego cuaresmal es vaciar para llenarte; cosa por otra parte bastante inteligente si observamos la realidad cotidiana: hacemos limpieza de armario, reciclamos, liberamos memoria del móvil...; hoy somos todos muy cuaresmales aunque no nos demos cuenta. 

La cuestión es de qué te vuelves a llenar de nuevo. La tentación de volver siempre a lo mismo está a la vuelta de la esquina, y Diógenes, el del síndrome, amenaza con colonizar permanentemente nuestro interior hasta aburrirnos. Pero... de tentaciones... hablaremos mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu opinión.