Parroquias de Alcadozo y Liétor

SÓLO 1 SEGUNDO, 23 DE MAYO

SÓLO 1 SEGUNDO
(de lo que leo)

"...Todos aquellos elementos -los pinceles, la sillita, la bata manchada, el frasco del aguarrás- eran instrumentos de trabajo con los que debería estar muy familiarizado; sin embargo, los trataba como si cayeran en sus manos por primera vez. Supe entonces que para aquel hombrecillo todo dependía de la preparación: que todo se jugaba en el preámbulo y en el modo de disponerse para la hora, magna y terrible, del comienzo"


(P. D'Ors, El estupor y la maravilla, Valencia, 2007, p.185)

SÓLO 1 MINUTO, 23 DE MAYO

SÓLO 1 MINUTO

Un zorro miró su sombra al amanecer y se dijo:-Hoy me comeré un camello, -y pasó toda la mañana buscando camellos. Para el mediodía volvió a mirar su sombra y se dijo:-Creo que me comeré un ratón

SUMARIO, 23 DE MAYO




Evangelio del Día          
   Evangelio del Día      El Santo del Día        








Firmado por...        La Sede de Elo   

SÓLO 1 MINUTO, 16 DE MAYO

SÓLO 1 MINUTO
Cierto sabio planeó una lección con una intención. Pagó a un actor para que fuese a la ciudad y se estableciese como un maestro religioso. 


"Reúne a todos los discípulos que puedas", le dijo, "haciéndote pasar por un hombre de una gran santidad. Cuando yo llegue, te desenmascararé. La gente se dará cuenta de que ha sido engañada, y escuchará mis enseñanzas, una vez que le haya enseñado qué superficiales son sus creencias".
Algunos meses después el sabio entró en la ciudad y se encaminó hacia la casa del místico. Allí estaba el actor, rodeado de discípulos adoradores que le colmaban de presentes y le alababan cada palabra que decía.
El sabio empezó a hablar:
"Escuchad, buena gente. Sabed que he venido a explicároslo todo. Yo envié a este hombre a probar cómo la gente cree en cualquier cosa si está dispuesta a ello. Ahora, por el contrario, os daré una verdadera enseñanza."
El actor no dijo nada en absoluto. La gente agarró al sabio y lo llevó a un asilo de locos. Una noche, el actor llegó hasta la ventana con barrotes y le dijo: "Aunque yo tenía la apariencia de un vagabundo, fui suficientemente sensato para seguir tu consejo. Aunque te consideras un hombre sabio, fuiste lo bastante loco para creer en tus propios planes. Un plan retorcido sólo beneficia a la gente retorcida, y un plan sensato sólo a la gente sensata."