Parroquias de Alcadozo y Liétor

EL SANTO DEL 24 DE ENERO


SAN FRANCISCO DE SALES



Hoy celebran su onomástica quienes tengan por santo a:
San Francisco de Sales, San Bábilas, San Tirso y San Pricio, San Exuperancio, San Surano, San Sabiniano y San Artemio

Destacamos a:
San Francisco de Sales

Nacido en el año 1567 en los Alpes, en el castillo saboyano de Sales. De familia exquisita. Le llevan a estudiar a la universidad de París. Luego a Padua. Canónigo de Annecy, obispo auxiliar de Ginebra, líder de debates con los protestantes. 
Es el patrono de los periodistas porque en su intento por predicar la fe católica frente a las posturas protestantes encontraba resistencias en la gente de su tierra, y movidos unos por el miedo y otros por el respeto humano, no acudían a escuchar su predicación. De esta forma sus esfuerzos  se estrellaban ante la imposibilidad de hacerse oír. 
San Francisco se decidió a cambiar de táctica. Ya que no le oían de viva voz, le leerían. Dicho y hecho: durante el día redactaba unas hojas que por la noche se distribuían a las puertas de las casas. 
Sus escritos eran de estilo punzante y vivo, verdadero modelo de periodismo, los descubrimientos de los manuscritos han mostrado hasta qué punto fueron estos escritos, mucho más aún que la versión que anteriormente se conocía, auténticos modelos de estilo atractivo, lleno de movimiento y de color. 
Y el éxito que se obtuvo en aquel intentoa demostró también el acierto con que había sido concebida: quienes no le oían, lo leyeron y terminaron convirtiéndose.
El hombre era también muy humilde porque, ante el éxito de su trabajo, Enrique IV, rey de Francia, le quisio dar un territorio más noble, a lo que el contestaba: "Majestad, estoy casado; me he desposado con una pobre mujer y no puedo dejarla por otra más rica". Se entiende que la pobre mujer era la provicia pobre en la que vivía.

Acabamos con dos frases de San Francisco de Sales
“Reprender a los demás es muy facil, pero es muy difícil reprenderse  a sí mismo”
Y para compensar:
"Ten paciencia con todas las cosas , pero ante todo contigo mismo".

EL EVANGELIO DEL 24 DE ENERO


JUEVES


EVANGELIO
Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania y de las cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo. Cuando lo veían, hasta los espíritus inmundos se postraban ante él, gritando: «Tú eres el Hijo de Dios». Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer.

COMENTARIO


Marcos presenta en este relato un resumen de la actividad de Jesús, en el que resulta significativa la expansión geográfica de su misión y la cantidad de gente que lo sigue.
El evangelista quiere comunicar a sus lectores que todo el mundo, judíos y paganos, buscan a Jesús, que la Buena Nueva del Reino es de carácter universal y que por lo mismo todos pueden acceder a ella.
Jesús rompe con los límites de la sinagoga y con la exclusividad de la salvación para el pueblo de Israel; el anuncio es para todos, en especial para todo ese grupo social que es mal visto, para aquellos que se encuentran paralizados, enfermos, casi muertos por una estructura religiosa y social que no tiene como principio ético la misericordia y la justicia de Dios.
De ahí que Jesús salga a las periferias, al lugar donde sobreabunda la muerte y la miseria, ya que es en estos lugares donde se encuentran los preferidos de Dios, es en ellos donde verdaderamente Dios comienza a salvar, es allí donde Jesús es reconocido como verdadero Hijo de Dios.
El verdadero seguidor de Jesús se distingue por su capacidad de salir de sí mismo para ir al encuentro de Dios en el otro.


ALGUNA CURIOSIDAD
LOS DISCÍPULOS DE LOS RABINOS Y LOS DISCÍPULOS DE JESUS

En tiempos de Jesús los rabinos tenían discípulos que aprendían sus enseñanzas. Jesús se rodea de discípulos, pero éstos tienen unas características propias que les diferencia del discipulado rabínico.

Algunas de ellas:
- Los rabinos tenían su escuela fija en un lugar concreto. Sus discípulos solían cambiar de rabino y la enseñanza era fundamentalmente memorística. Las mujeres no tenían cabida entre los discípulos de los rabinos.
- Los discípulos de Jesús llevaban una vida itinerante por tierras de Galilea. Mantenían una relación permanente con Jesús. La formación es espontánea, sin textos que memorizar. Entre los discípulos de Jesús hay mujeres que le siguen y ayudan. Y lo que es más importante: Los discípulos de Jesús comparten la misma misión y carisma que Él. Participan de sus poderes. Jesús les llama «amigos»... En definitiva, se trata de un estilo nuevo, y muy superior, de ser discípulo.

EL SANTO DEL 23 DE ENERO


SAN ILDEFONSO
       San Juan el Limosnero
Hoy celebran su onomástica quienes tengan por santo a:
San Ildefonso, Santa Emerenciana y San Juan el Limosnero

Destacamos a:
San Juan, el Limosnero
Fue obispo de Alejandría allá por finales del siglo VI y comienzos del VII. Dicen que fundó setenta iglesias y dos monasterios, y se le atribuye una caridad incansable, haciendo que se volviera a dar limosna a un mendigo insistente que en el curso del mismo día reiteraba sus peticiones. "¿Quién nos dice que no es Jesucristo que trata de poner a prueba nuestra generosidad o de averiguar quién se cansa antes, si Él de pedir o nosotros de dar? Por si acaso, socórrele" - mandaba a su mayordomo-. Si dar a pordioseros, como su nombre indica, es dar a Dios, debería parecer una oportunidad de oro.
Esta era la norma del santo. A ver quién se cansa antes, si unos de pedir u otros de dar, si unos de ofender u otros de perdonar, si unos de hacer el mal u otros de devolver el bien. 
La verdad es que la terquedad, así entendida, es muy humana...
Como todos...este hombre murió. Y ¿a que no sabes a quién dejó su herencia?
Como no podía ser de otro modo la dejó a los pobres. 
¿Y cuánta herencia dejaría?  
El tercio de un céntimo. No disponía de más el buen hombre.
Con vidas así no hay primas de riesgo ni agencias de calificación ni nada de nada. Sólo absoluta generosidad.

Desde luego no le pasaba a este hombre lo que con mucha razón decía Bacon

“Quien se propone ser caritativo después de muerto es, mirándolo bien, generoso con los bienes de los demás, no con los propios.”

EL EVANGELIO DEL 23 DE ENERO


MIÉRCOLES



EVANGELIO
Entró Jesús otra vez en la sinagoga, y había allí un hombre con parálisis en un brazo. Estaban al acecho, para ver si curaba en sábado y acusarlo. Jesús le dijo al que tenía la parálisis: «Levántate y ponte ahí en medio». Y a ellos les preguntó: «¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?» Se quedaron callados. Echando en torno una mirada de ira, y dolido de su obstinación, le dijo al hombre: “Extiende el brazo”. Lo extendió y quedó restablecido.
En cuanto salieron de la sinagoga, los fariseos se pusieron a planear con los herodianos el modo de acabar con él.



COMENTARIO

El episodio que leemos hoy escenifica la acción liberadora de Jesús con las gentes de Galilea, privadas de libertad por la opresión religiosa que ejercen los fariseos. Éstos, mediante su minuciosa interpretación de la Ley, dominan a los fieles de la sinagoga. Los fariseos someten la vida del hombre a una escrupulosa casuística sobre lo lícito e ilícito; regulan cada uno de sus actos, impidiéndole toda libertad e iniciativa. El hombre de la mano atrofiada es símbolo de la persona que es privada de iniciativa y queda sin posibilidad de actividad autónoma. El inválido es figura del pueblo sometido.

Jesús invita al nuevo pueblo de Dios a liberarse de la esclavitud religiosa. Él pretende curar; sus enemigos, denunciarlo. La reincidencia en la violación de sábado estaba penada con la muerte. Aún consciente del peligro que corre, Jesús no ceja en su labor. Arriesga su vida al devolver la capacidad de acción al inválido/pueblo. El enfrentamiento de Jesús con los fariseos llega a una situación extrema. Se trata de un hombre disminuido por la parálisis de un brazo, probablemente no puede trabajar, aunque tiene una familia que alimentar. En aquellos tiempos no había seguridad social, ni subsidio de invalidez, ni existían programas de rehabilitación para los discapacitados.

Era un hombre religioso, pues acudía a la sinagoga. Seguramente confiaba en Dios y en la Palabra que iba a escuchar con atención y esperanza. El encuentro con Jesús le va a cambiar la vida: recibe la orden de ponerse en medio y asiste al duro enfrentamiento que tiene lugar: por una parte los guardianes del sábado sagrado, que consideran que sanar a alguien ese día, aunque sea con una simple palabra, es practicar la medicina, prohibida en día santo. Por otra parte, Jesús, resuelto a romper ese círculo de legalismo ciego que hace que el sábado abrume a pobres y humildes. El hombre del brazo paralizado quedó sano, Jesús juzgó severamente la dureza de sus contrincantes, incluso «los miró con ira».

Dogmatismo, cerrazón, terquedad, legalismo...son las nuevas formas fariseas de la religión, en el fondo se trata de colocar a personas, instituciones, tiempos, espacios en sagrados. Las religiones siempre han tenido estas realidades sagradas. Pero Jesús fue el gran "secularizador" de estos espacios. No hay nada más sagrado que el el ser humano, más aún, cuanto más amenazado  ("atrofiado")  está el ser humano, más sagrado es para Jesús, es decir, más lo coloca en el centro de la historia ("ponte ahí en medio").

Es éste un texto duro donde los haya, sobre todo para quienes nos cuesta convertir las periferias en centro y para quienes nos vemos siempre en el centro, en el ojo del huracán.