Parroquias de Alcadozo y Liétor

EL EVANGELIO DEL 6 DE FEBRERO


MIÉRCOLES


EVANGELIO
En aquel tiempo, fue Jesús a su pueblo en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: «¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es ésa que le han enseñado? ¿Y esos milagros de sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?»
Y esto les resultaba escandaloso. Jesús les decía: «No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa.»
No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

Marcos 6, 1-6


COMENTARIO
Creo que una de las lecturas que tiene el Evangelio de Marcos podría ser desde el estudio del corazón humano. El corazón, lugar de encuentros, anhelos, esperanzas, búsquedas, huidas... encontrarían un contrapunto ejemplarizante en las "historias" de este evangelista y en la imagen de Jesús que nos ofrece.
Llevamos una semana, desde el lunes, muy rica en sentimientos. La "Legión" del lunes que acude a Jesús desde un sentimiento de violencia del corazón;  la mujer y el jefe de la sinagoga de ayer que acuden a Jesús en búsqueda de confianza y seguridad desde un corazón arrinconado y necesitado.
Hoy, por el contrario, en vez de poder atracción, Jesús produce "rechazo". Su palabra sigue cuestionando, pero encuentra en sus interlocutores unos "mecanismos de defensa" que se activan para no dejarse intimidar por la Palabra. Es importante ponen nombre a nuestros mecanismos defensa. En tiempos de Jesús, "el-ser-uno-como-nosotros" fue suficiente para des-preciarlo. ¿Cuáles son tus mecanismos de defensa?
En este episodio se cumple eso de "matar al mensajero". Pensamos, en ocasiones que, muerto el mensajero, se acaba el mensaje. Pero no. El corazón, por muy perverso que sea, tiene anhelo de verdad. Dicho anhelo no dejará de buscar hasta que encuentre el sentido de su ser. Por eso, siendo realistas, también es importante hacer la lista de "mensajeros" a quienes "hemos despreciado" a lo largo de nuestra historia



SÓLO 1 SEGUNDO, 1 DE FEBRERO



SÓLO 1 SEGUNDO
(de lo que leo)



El crepúsculo de los ídolos ha sido pospuesto. Durante más de dos siglos, desde las revoluciones americana y francesa hasta el colapso del comunismo soviético, la política mundial giró en torno a problemas eminentemente políticos. Guerra y revolución, justicia social y de clase, raza e identidad nacional, esas eran las cuestiones que nos dividían. Hoy en día hemos progresado hasta el punto de que nuestros problemas se asemejan de nuevo a los del siglo XVI, ya que nos encontramos enredados en conflictos sobre revelaciones rivales, pureza dogmática y obligación divina. En occidente estamos inquietos y confusos. Aunque tenemos nuestros propios fundamentalistas, juzgamos incomprensible que las ideas teológicas todavía exciten pasiones mesiánicas que dejan a las sociedades en ruinas. Creíamos que eso no era ya posible, que los seres humanos habían aprendido a separar las cuestiones religiosas de las políticas, que el fanatismo había muerto. Estábamos equivocados”. 


(M. LILLA, El Dios que no nació, Debate, Barcelona, 2013, p. 13)

EL EVANGELIO DEL 1 DE FEBRERO

VIERNES


EVANGELIO
Dijo Jesús a la gente:

“El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega”.

Dijo también: «¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas».

Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender.

Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.


COMENTARIO
El campesino confiado. 
La primera parábola que propone Jesús es una parábola «de contraste». El principio contrasta con el final. El sembrador planta la semilla... y tranquilamente espera una cosecha abundante. 

En la parábola se describe plásticamente la inactividad del labrador, que después de la siembra continúa su vida normal, alternando el dormir y el levantarse, la noche y el día. La semilla crece sin que él sepa explicar este proceso de crecimiento positivo. 

Esta parábola fue construida para las primeras comunidades que atravesaban momentos de crisis. La predicación era dura y difícil, los obstáculos muchos y variados... Y los evangelistas ponen en labios de Jesús una exhortación a la confianza. 

Esta parábola subraya la importancia de los procesos graduales, que se desarrollan progresivamente hasta culminar de forma positiva. Existen autores que ven en esta parábola una oposición a los «zelotes»; grupos de guerrilleros judíos fundamentalistas que intentaron acelerar la llegada de un Mesías político mediante un sinfín de revueltas sangrientas. 

La semilla de mostaza. 

También es una parábola «de contraste», expresada con un elemento agrícola propio de Palestina. El contraste radica entre lo minúsculo de la semilla y lo grande del arbusto que produce. 

Una semilla de mostaza es pequeña, como la cabeza de un alfiler. Hay que estar muy atento para no perderla. En las orillas del Mar de Galilea alcanza una altura que oscila entre dos y tres metros, convirtiéndose en lugar para la nidificación de ciertas aves.

 Ambas parábolas están puestas para animar la confianza de las primeras comunidades cristianas.¿Estos grupos, compuestos por gente sencilla, inculta... iban a ser el nuevo pueblo de Dios y lugar de salvación? Jesús responde afirmativamente con estas dos parábolas. Y lo dice con la misma certeza que el minúsculo grano de mostaza va a convertirse en refugio de las aves. 

A la luz de estas parábolas, el cristiano dota a su trabajo educativo de confianza y gradualidad. No abandona nunca la esperanza. Se esfuerza en su labor como si Dios no existiera, pero sabiendo que existe y que ilumina su vida. Da tiempo a las «semillas» para que germinen, se desarrollen y crezcan.

El cristiano, en cualquier faceta evangelizadora, sabe descubrir el ritmo y la originalidad de su anuncio y de su vida cristiana, al igual que hizo Jesús con las personas a las que acogió. Siempre se puso a su nivel. A prender a no desesperar en el anuncio del evangelio es un gran valor.

ALGUNA CURIOSIDAD
Semillas de mostaza

El nombre de la mostaza procede del latín (mustum ardens), que significa: mosto ardiente. Y es debido a que, cuando se mezclaban sus semillas machacadas con mosto o vino, se apreciaba el característico gusto picante -ardiente- de la mostaza.



La semilla de mostaza machacada, en pasta o en polvo, era muy utilizada en tiempos de Jesús para dar un mayor sabor al vino. La mostaza no sólo se utilizaba para dar mayor sabor al vino. Tenía también usos terapéuticos: mezclada con un poco de sal era un analgésico contra el dolor de muelas. También servía para la conservación de determinados alimentos. Las semillas de mostaza son muy diminutas, del tamaño de una cabeza de alfiler, pero su arbusto puede llegar a medir hasta dos metros de altura.








EL SANTO DEL 1 DE FEBRERO

SANTA BRÍGIDA


Hoy celebran su onomástica quienes tengan por santo a:

Santa Brígida, San Pionio, San Severo, San Efrén, San Vendimiano y Santa Viridiana

Destacamos a:
Santa Brígida

Santa Brígida, religiosa irlandesa nacida en el 436. Hija de un señor de Irlanda y de una esclava, y educada en el paganismo, se convirtió a la fe.
Era muy guapa, belleza heredada de su madre, y para no casarse y conservar su virginidad, pidió a Dios que la volviese fea.
Dicho y hecho; efectivamente, perdió un ojo, lo cual le permitió juntarse con otras jóvenes en el monasterio de Kildare, a ocho leguas de Dublín, para servir a Dios. Es patrona de Irlanda.
La leyenda también cuenta historias en torno a su caridad. Y se cuenta que para que pudiera atender a las necesidades de los hambrientos que acudían a ella, ordeñaba la misma vaca, sin que se agotasen sus ubres, todas las veces que necesitaba leche. Por eso en la hisoria del arte su atributo es una vaca tendida a sus pies. 


Ciertamente hay peticines a Dios que hacían estos santos difíciles de entender. Quizás Santa Brígida, muchos años antes, pensaba como Kant, cuando decía
"Me dormí y soñé que la vida era belleza; me desperté y vi que era deber"
Así Santa Brígida prefirió el deber de darse a los pobres que su belleza.
En fin...