Parroquias de Alcadozo y Liétor

EL EVANGELIO DE HOY, 24-25 DE DICEMBRE

EVANGELIO
En aquel tiempo, salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero.Éste fue el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaba allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó; la gloria del Señor los envolvió de claridad, y se llenaron de gran temor. El ángel les dijo:
«No temáis, os traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»
De pronto, en torno al ángel, apareció una legión del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo:
«Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. »
Lucas   2, 1-14
COMENTARIO
“Tres respuestas para tres preguntas”… éste podría ser el titular de este tiempo de Navidad. Porque tres son las incertidumbres del camino que lleva a Belén. El asombro de María tras el anuncio de su maternidad, la decisión de los pastores tras la revelación de la buena noticia, la perplejidad de los magos perdidos en la búsqueda de la estrella que los guiaba.


De lo alto a lo decrecido.
María probablemente se sintiera pequeña, insignificante (indigna que diríamos ahora) y el ángel quiso ponérselo fácil. No se trata de que tu escales a las alturas –dijo el ángel-; es tu Dios quien vendrá. El camino de José y María encuentra el sendero apropiado cuando entiende que a Belén no se sube, sino que se baja. Llegamos a esa aldea cuando decidimos “decrecer”, por eso tantos y tantos no se enteraron (ni nos seguimos enterando) del valor de la bajada y el “abajamiento” en la vida. Obsesionados con subir a la luna y orbitar por espacios celestiales de toda índole –también religiosa-, el gran desafío de Belén es “bajar a los infiernos” a los lugares que están abajo. Decrecer, hacerte pequeño, saber bajar tu cuerpo y tu mirada para lo que está abajado en la vida es una buena experiencia de Navidad. Es curioso, cuando vemos los belenes que nos ponen estos días en todos los escaparates religiosos del momento, siempre tendemos a inclinarnos, porque no hay otra manera de descubrir los detalles que se ofrecen. Nuestro proyecto vital coincidirá con el del Evangelio de Jesús, si iniciamos cada día un proyecto para decrecer y caminar con los “abajados” de la historia.

De la palabra al balbuceo.
De la palabra eterna y definitiva al balbuceo frágil y silente. Sin palabras se quedaron los pastores. Su única tarea fue la firme decisión de caminar a Belén. Contrasta en el texto bíblico el silencio del niño, de José y de María, con la palabrería –casi histérica- de los pastores. Y es que, en ocasiones, suena más el silencio que la palabra.  Porque no hay palabra humana apropiada que defina un espectáculo tan alarmante, como un Dios-sin-palabras que se ofrece como la respuesta a nuestras preguntas. Ahí empieza la gran paradoja del cristianismo. El cristianismo no es palabra, es balbuceo; el cristianismo no es ley es invitación a la ternura; el cristianismo no es juicio excluyente, es misericordia inclusiva.

De lo intangible al cuerpo
Pobres Magos…perdidos se encontraron. ¿Dónde está… se preguntaban? Ni luces, ni estrellas…Éste es el gran peligro de las religiones, mirar al cielo para orientarse en  la tierra. Si acaso,..  es al revés: hay que mirar la tierra para orientarse en el cielo. Ellos, con sus regalos divinos, buscaban lo que no se de-precia (como el oro); lo que huele a esencia de eternidad (como la mirra), lo que sube –que manía con subir-, (como el incienso). Y se encontraron –dicen- con paja, que hoy es y mañana no, con olor a establo y con la necesidad de agacharse para poder ver; y sorprendidos …. le adoraron. Quizás iban buscando un espíritu intangible pero se encontraron con un cuerpo enternecido. Y desde entonces Belén es tu cuerpo y el mío, la vida entera es pesebre, cueva, espacio sin fondo donde acoger el desplegarse de uno mismo y de los otros.

PD: Desde aquí puedes acceder a nuestro deseo de Buena Navidad. Descansaremos unos días, no de la Palabra, pero si del comentario.
http://iglesiadepozohondo.blogspot.com.es/2014/11/espectaculo-espectadores-o-simplemente.html

MENSAJE PARA ESTA SEMANA


EL NOMBRE DE JUAN


La figura de Juan Bautista no es exaltada en sí misma, sino por el papel que va a desempeñar en relación a Jesús. Juan es como su presentador oficial (precursor) ante la sociedad israelita. Por este motivo, el niño Juan debe estar rodeado de acontecimientos que dan crédito a su misión y ayuden a comprenderla en toda su profundidad.

El texto de hoy se refiere a la circuncisión de Juan, acontecimiento significativo para toda familia judía, ya que se trataba de una ceremonia a través de la cual se incorporaba el hijo recién nacido al pueblo de Israel y se le otorgaba el nombre. Se realizaba el octavo día después del nacimiento, con un cuchillo de piedra... y era tan importante que podía practicarse en sábado (día de descanso sagrado para Israel)

El nombre de Juan (en hebreo «Yohanan») significa «Dios va a tener misericordia». En los pueblos antiguos, el nombre dado a un recién nacido, expresaba la misión que tendrá en la vida. Existía la tradición de poner al hijo el nombre del padre... Cuando el niño no recibía el mismo nombre que el padre, indicaba el comienzo de algo nuevo; algo desacostumbrado. Y eso es lo que quieren subrayar las primeras comunidades que escriben el evangelio: Juan Bautista va a ser el presentador de Alguien que iniciará una etapa distinta: Jesús, el Señor, que creará el nuevo Pueblo de Dios.