Parroquias de Alcadozo y Liétor

LA "AUTORIDAD" AL PODER


AQUÍ PUEDES ESCUCHAR EL AUDIO DE COPE


Resulta imposible oír las noticias en radio y televisión, o leer algún que otro periódico y no jugar uno mismo a ser tertuliano, aunque sea de provincias, en esta convulsa sociedad que cada mañana nos acoge.

Del pasado mes de octubre al actual de enero a mi el tiempo me ha pasado volando y a golpe de campaña del Domund, Caritas, Infancia Misionera y Manos Unidas, es imposible no pensar a qué juegan nuestros políticos.

No me gusta meterme en camisas de once varas, pero por justicia con todos estas organizaciones, asociaciones y sensibilidades sociales me parece que habría que reivindicar un slogan que les hiciera justicia a todas ellas.

Es muy conocida la famosa frase del mayo del 68: la imaginación al poder. En una Europa también convulsa por aquel entonces, imaginar que eran posible otros mundos y otros ordenes sociales quizás fuera un arma interesante. La verdad es que no se que queda de aquella imaginación, probablemente los que imaginaron en su momento se asentaron posteriormente en sus diseños y el poder se les ha vuelto poltrona.

Lo que está claro es que hoy a los nuevos diseñadores del futuro les pedimos algo más que imaginación, porque esos nuevos poderes económicos controlan tanto que bien parecen ocupar el lugar que en otro tiempo tuvo el dios judeocristiano. Una décima de subida o bajada del IPC, del PIB, o de la prima de riesgo, provoca, en escasos segundos mayor desastre del que provocaban las portentosas plagas de Egipto. De hecho, esas malditas siglas son las nuevas plagas causadas por el dios dinero, su hijo encarnado que no es otro que el sacro orden de los mercados, y el dinamismo de la sociedad que bien podría expresarse con el dicho del “sálvese quien pueda”. Ahí tienen, la nueva trinidad, de la que es difícil sustraerse.

¿Hay alternativa para esta nueva trinidad económica que nos tiraniza tanto? Yo no lo se; dedicarme  a las letras me alejó hace tiempo de los números y he de confesar que mi tope se encuentra en las raíces cuadradas. Pero me fio de Manos Unidas, de Caritas, de Médicos sin Fronteras….de tantas organizaciones que no se si tienen imaginación, pero que indudablemente se han ganado una autoridad en la escena social incuestionable.

Sus estudios son lugar común de referencia para evaluar el estado económico y social de nuestra mundo, sus intervenciones y actuaciones concretas todo el mundo las valora, sus directivos, trabajadores y voluntarios están en la más alta escala de consideración social en nuestra sociedad. Por eso creo que ellos nos permiten inventar un nuevo slogan para una nueva sociedad.

La imaginación parece ser que fracasó; y lo ciudadanos de hoy consideramos que si hay alguien que tiene autoridad en nuestra sociedad es toda esta red de organizaciones sociales cuyo mayor patrimonio es su tiempo, su dedicación y su ilusión. Por eso nuestro nuevo slogan bien podría ser “la autoridad al poder”, porque nuestra sociedad se cansa de los loros multicolor que repiten lo que no creen y se sirven de los clamores que escuchan para encerarse en sus jaulas de bienestar. 

Prestemos por tanto nuestros oídos a los que, generalmente en silencio, se dejan  la piel, el tiempo, e incluso la ilusión, por el servicio cercano y centrado y por la reflexión crítica y en ocasiones descarada.

En eso consiste su autoridad. Gracias Manos Unidas porque, junto a otros, hacéis posible el nuevo slogan: “la autoridad al poder”

EL SANTO DEL 31 DE ENERO

SANTA TRIFENA
© ONDA CERO. El Santoral de Genestal

Hoy celebran su onomástica quienes tengan por santo a:
San Juan Bosco, San Ciro, San Metrano, Santa Trifena y San Geminiano

Destacamos a:
Santa Trifena

Santa Trifena o Trifenia, mártir, originaria de la ciudad de Cicico, por el estrecho de los dardanelo, puente entre Europa y Asia. 
Su padre fue un senador, llamado Anastasio. Su madre, Socracia, que era cristiana, la educó en la fe de Cristo. 
Cuando Trifenia tuvo más edad, ella misma fue a ofrecerse al combate por la fe, en tiempo de persecución, presentándose en los templos donde se sacrificaba a los ídolos para hacer burla de esos ritos paganos. 
Enterado de la atrevida actitud de la joven, el prefecto Severo la hizo arrestar sin más tardanza y ordenó que la martirizaran, pero su pericia para escapar le permitió salir ilesa. 
Por último, la arrojaron ante un toro que le desgarró el cuerpo con sus cuernos. 
Cuenta la tradición que en el sitio donde la mártir derramó su sangre, mana una fuente que obra milagros. La fuente aún estçá, los milagros no sabemos si seguirán.
Desde luego esta mujer se caracterizó por su temple provocador, por su decisión y por su valentía.

Hablando de valientes, decía J. A. Marina

“Valiente no es el que no siente miedo –ese es el insensible– sino el que no le hace caso. Por eso valiente es el que puede actuar por encima de sus miedos”

EL EVANGELIO DE HOY, 30 DE ENERO


EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»
Dijo también: «¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.»
Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.
Marcos   4, 26-34
COMENTARIO

Desde luego ¡cuánto jugo se le puede sacar a esta imagen de la “semillita” para explicar tantas cosas!. El propio Jesús se dejó cautivar por esta comparación y utilizo la imagen de la semilla nada menos que para explicar su gran proyecto de sociedad: el Reino de Dios.


En este caso utiliza Jesús la imagen para comprender el “dinamismo del Reino”. En el fondo, viene a decir Jesús que su proyecto de vida, de sociedad, de persona y de sentido es un “proceso”. Cada fase de ese proceso prepara al siguiente, aunque por sí mismo tenga sentido y su entidad sea significativa. “Siembra, simiente, tallo, espiga, grano, cosecha…”; todo forma parte de un lento proceso imperceptible para una mirada acelerada pero maravilloso ante un contemplar paciente.

En el fondo, el propio Jesús, como buen político (en el mejor sentido de la palabra), fue un especialista en “manejar los tiempos”. Era capaz de ver la eternidad en un instante, y su vida fue una buena prueba de que para muchas personas bastó un instante ante Él para cambiar la suerte de su eternidad. ¡Ya lo quisieran como asesor de “tiempos” mucho de nuestros candidatos actuales a regir lo público!

Cuando no entendemos nuestro proyecto de vida como un proceso y pretendemos “adueñarnos” del tiempo a nuestro antojo cometemos las barbaridades más absurdas que puedan pensarse.  Por ejemplo, cuántas veces convertimos nuestras ideas en absolutas por miedo a evolucionar en nuestra manera de pensar; o cuántas veces detenemos nuestra edad a los dieciocho años, por poner una fecha  (y no lo digo por nadie) porque nos da miedo envejecer; o cuántas veces tal afrenta nos separó de alguien y a partir de ese momento las vidas pudieron ser sólo paralelas; podríamos seguir poniendo ejemplos.

En cualquier caso lo que subyace a todo eso es considerar definitivo, lo que está llamada a evolucionar y a cambiar. Los fanatismos y fundamentalismos basan sus razones en esta deficiente manera de “manejar” los tiempos.

Hoy sería un buen día para que nos planteáramos qué aspectos de nuestra vida deberían ser “redimidos” por esta “teología del proceso” que nos enseña la dichosa “semillita”; un buen día para soñar y caer en la cuenta de que por muy escaso que en ocasiones resulte nuestro presente, hay alguien que nos advirtió que en el grano de mostaza ya se encuentra el arbusto frondoso capaz de albergar tanta vida.

No hay encina sin bellota, y aunque la bellota contenga en sí tal potencia, siempre necesitará de la intemperie, a veces incomoda, del tiempo, para lucir su elegancia.


PD: Una buena reflexión sobre las imágenes parabólicas de hoy puedes encontrarla en el puntito  de más abajo
http://iglesiadepozohondo.blogspot.com.es/2014/11/espectaculo-espectadores-o-simplemente.html
Al hilo de los fundamentalismos puedes leer este artículo sobre el "Yihad" puedes encontrarlo en este otro puntito rojo de más abajo: