Parroquias de Alcadozo y Liétor

LA PRIMERA LECTURA DE HOY. JUEVES, SEMANA XIII


PRIMERA LECTURA
En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán llamándole: «¡Abrahán!»
Él respondió: «Aquí me tienes.»
Dios le dijo: «Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac, y vete al país de Moria y ofrécemelo allí en sacrificio en uno de los montes que yo te indicaré.»
Abrahán madrugó, aparejó el asno y se llevó consigo a dos criados y a su hijo Isaac; cortó leña para el sacrificio y se encaminó al lugar que le había indicado Dios. El tercer día levantó Abrahán los ojos y descubrió el sitio de lejos.
Y Abrahán dijo a sus criados: «Quedaos aquí con el asno; yo con el muchacho iré hasta allá para adorar, y después volveremos con vosotros.»
Abrahán tomó la leña para el sacrificio, se la cargó a su hijo Isaac, y él llevaba el fuego y el cuchillo. Los dos caminaban juntos.
Isaac dijo a Abrahán, su padre: «Padre.»
Él respondió: «Aquí estoy, hijo mío.»
El muchacho dijo: «Tenemos fuego y leña, pero, ¿dónde está el cordero para el sacrificio?»
Abrahán contestó: «Dios proveerá el cordero para el sacrificio, hijo mío.»
Y siguieron caminando juntos. Cuando llegaron al sitio que le había dicho Dios, Abrahán levantó allí el altar y apiló la leña, luego ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña.
Entonces Abrahán tomó el cuchillo para degollar a su hijo; pero el ángel del Señor le gritó desde el cielo: «¡Abrahán, Abrahán!»
Él contestó: «Aquí me tienes.»
El ángel le ordenó: «No alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios, porque no te has reservado a tu hijo, tu único hijo.»
Abrahán levantó los ojos y vio un carnero enredado por los cuernos en una maleza. Se acercó, tomó el carnero y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. Abrahán llamó a aquel sitio «El Señor ve», por lo que se dice aún hoy «El monte del Señor ve.»
El ángel del Señor volvió a gritar a Abrahán desde el cielo: «Juro por mí mismo –oráculo del Señor–: Por haber hecho esto, por no haberte reservado tu hijo único, te bendeciré, multiplicaré a tus descendientes como las estrella del cielo y como la arena de la playa. Tus descendientes conquistarán las puertas de las ciudades enemigas. Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia, porque me has obedecido.»
Abrahán volvió a sus criados, y juntos se pusieron en camino hacia Berseba. Abrahán se quedó a vivir en Berseba.

Génesis 22, 1-9
COMENTARIO

EL EVANGELIO DEL 2 DE JULIO. JUEVES, SEMANA XIII



EVANGELIO
En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. Le presentaron un paralítico, acostado en una camilla.
Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: «¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados.»
Algunos de los escribas se dijeron: «Éste blasfema.»
Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: «¿Por qué pensáis mal? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados están perdonados”, o decir: “Levántate y anda”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados –dijo dirigiéndose al paralítico–: Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa.»
Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad. 

Mateo  9, 1-8
COMENTARIO

En el mes de enero ya comentamos este texto, según la versión de Marcos. Reproducimos el comentario a continuación porque ambas versiones, Marcos y Mateo, no ofrecen diferencias sustanciales.

Como "propina" a vuestra suscripción comentamos el texto de la primera lectura de hoyuno de los más "emblemáticos" y contradictorios del Antiguo Testamento. ¡A ver cómo lo toreamos!

En relación con el Evangelio:

Sobre la clave del texto que descodifica el evangelio de hoy ya hemos hablado en alguna que otra ocasión. Sin esa clave Jesús nos parecería un “aprendiz” de dios que juguetea con el sufrimiento de un enfermo y la buena fe de quienes le acompañan. “Ahora te perdono … luego te curo… para que veas lo maravilloso que soy”.



Pero sabemos que esto no es así. Para Jesús, como judío que es, la enfermedad es consecuencia del pecado. Es decir: si estás enfermo es porque algo has hecho mal en la vida y sufres sus consecuencias. Ya se que para nosotros esa mentalidad está superada, pero es que Jesús vivió hace dos mil y pico de años y pensaba y sentía y amaba como cualquier persona de su tiempo. De ahí la necesidad de descodificar contextualmente el evangelio. Y por supuesto nosotros, hijos de nuestra cultura, ya no vamos a confesarnos si estamos constipados. Aunque no digo yo que algunos curas lo desearían….. (es broma).



Por eso, lo que resulta escandaloso en el texto es precisamente el atrevimiento de Jesús a la hora de perdonar los pecados. Porque curar, sí que podía curar, como tantos otros curanderos y taumaturgos de la época, pero perdonar, sólo podía hacerlo dios (según la institucionalidad judía), Y cuando Jesús dice “te perdono”, en el fondo, según su cultura está diciendo, “te curo de tu parálisis”, porque subsanada la causa (el pecado), se solucionaba su efecto (la enfermedad).

En cualquier caso lo más chocante del texto son los “lenguajes paralelos” o los discursos paralelos que hacen que Jesús y dirigentes no puedan entenderse y estén permanentemente condenados al conflicto. Mientras que Jesús está hablando de salvar, de cuidar, de dar sentido, de incluir, de alabar de …., los dirigentes judíos (que malos, eh) hablando de que “blasfema”, de que “quién se ha creído que es”, de quién es el que tiene autoridad… 

¡Qué triste! Ni aún estando por en medio la salud (salvación-curación-felicidad) de una persona, la institucionalidad judía es capaz de siquiera “enternecer” su mirada. Para ellos no hay más que ley, ley y ley; dogmática, dogmática y dogmática judía. 

Hoy es un buen día para analizar qué leguajes paralelos tenemos en nuestra tarea evangelizadora en nuestra Iglesia. Cuáles son las cosas que nos obsesionan impidiéndonos ver las dificultades reales de las personas; cuáles son nuestras preocupaciones, no sea que no coincidan con las necesidad de esperanza que hay a nuestro alrededor.

Y todo esto con un pequeño matiz: los mundos paralelos nos hacen crecer a lo ancho, pero no a lo alto. Es decir, podemos llegar a “coparlo” todo sin sentido alguno.

PD: Desde aquí puedes acceder al comentario de otros años en relación con el evangelio de hoy.
Y los que queráis sacar nota os remito a un artículo sobre el Pecado; un tema tan complicado y/o anacrónico para muchos, pero que no deja de tener su importancia si no queremos convertir estos "restos" de la fe en algo raquítico y ridículo;  podéis leerlo en el puntito de más abajo.
http://iglesiadepozohondo.blogspot.com.es/2014/11/espectaculo-espectadores-o-simplemente.html





SÓLO 1 MINUTO, MIÉRCOLES

HABLAR POR HABLAR 

EL EVANGELIO DEL 1 DE JULIO. MIÉRCOLES, SEMANA XIII


EVANGELIO
En aquel tiempo, llegó Jesús a la otra orilla, a la región de los gerasenos. Desde el cementerio, dos endemoniados salieron a su encuentro; eran tan furiosos que nadie se atrevía a transitar por aquel camino. Y le dijeron a gritos: "¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido a atormentarnos antes de tiempo?"
Una gran piara de cerdos a distancia estaba hozando.
Los demonios le rogaron: "Si nos echas, mándanos a la piara".
Jesús les dijo: "Id".
Salieron y se metieron en los cerdos. Y la piara entera se abalanzó acantilado abajo y se ahogó en el agua. Los porquerizos huyeron al pueblo y lo contaron todo, incluyendo lo de los endemoniados. Entonces el pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país.

Mateo  8, 28-34
COMENTARIO

Un texto el de hoy mitad cómico, mitad dramático, y en cualquier caso tremendamente simbólico. Si no llegamos al estrato del “símbolo” difícilmente entenderemos el papel de los cerdos y la posterior “mafiosa” invitación por parte de los habitantes del país a que Jesús saliera de aquellas tierras.

Hay que decir que el “acontecimiento extraordinario” se produce en territorio no-judío; el cerdo era un animal que tenía una triple significación: alimenticia (porque aunque para los judíos era “animal impuro” no lo era para los paganos), política (porque el ejército invasor romano era comparado con los cerdos) y religiosa (porque en ambientes paganos el cerdo tenía una cierta dimensión sagrada como protector de las cosechas).

Ciertamente a la base del texto que nos ofrece Mateo se encuentra la historia de alguna persona enferma que resultó curada y de alguna piara precipitada por algún acantilado. Ahora bien, Mateo utiliza esa historia para afirmar que Jesús es el autentico alimento, el auténtico poder, y el único Dios. 

Cualquier otro intento de intentar ver fuerzas anónimas y mágicas en la vida es absurdo. No hay poderes extraños capaces de dominar a las personas. Con Jesús ha llegado el único “poder” y la única “fuerza” capaz de transformar (liberar) al ser humano, y esa fuerza no es otra que la fuerza del amor

Quizás por eso “inviten” a irse a Jesús abandonando aquel pueblo. Y es que en ocasiones siempre es bueno “tener a mano” algún poder oculto al que “hacer responsable” del mal propio o del mal ajeno. Jesús des-autoriza a esa fuerzas tan “ocultas” como “falsas” y viene a decirles a aquellas gentes que a partir de ese momento ya no tienen “chivo expiatorio”; ellos son responsables de su propio destino. Y eso, a veces, asusta.


Es curioso ver como, simbólicamente, la historia se repite. Los países “ricos” de Europa hace unos años “nos” denominaban “cerdos” (PIGS, en inglés) a los causantes de la crisis económica según ellos: Portugal, Irlanda, Grecia, eSpaña. Siempre es bueno tener alguien a quien “culpar” de todo. ¿Pero sólo los PIGS éramos (somos) culpables de la debacle económica europea?