Parroquias de Alcadozo y Liétor

LUNES DE LA SEMANA IV DE ADVIENTO. EL EVANGELIO DEL 21 DE DICIEMBRE


EVANGELIO
Unos días después, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre.
Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»

Lucas   1, 39-45

COMENTARIO

No es otra cosa más que la casualidad la que hace que el evangelio de ayer coincida con el de hoy. Es un texto magistralmente simbólico, que hace de este relato de la “pre-infancia” de Jesús un escrito cargado de resonancias del Antiguo Testamento.