Parroquias de Alcadozo y Liétor

MIÉRCOLES DE III SEMANA DE CUARESMA. EL EVANGELIO DEL 2 DE MARZO



EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.»

Mateo   5, 17-19

COMENTARIO


Me ha sorprendido el evangelio de hoy poniendo por escrito una aproximación a la parábola del buen samaritano que podemos leer en el capitulo diez del evangelio de Lucas.

Recuerdan que fue aquel acontecimiento en el que un sacerdote y un levita no reparan en uno que había al borde del camino y que sólo un samaritano, de no muy buena reputación para los judíos, con-siente en aproximarse al caído y necesitado.

En los enlaces de más abajo podéis encontrar los comentarios de otros años. En este caso me llama la atención cómo Jesús deja bien claro qué es para él “cumplir la ley”. En la parábola, ante la pregunta “legal” por quién es mi prójimo, Jesús viene a contestar que la respuesta no está en la letra del código legal, sino en la sensibilidad de tu corazón.

Prójimo no es el caído al borde del camino, más bien tu tienes la posibilidad de convertirte en prójimo de él. La ley eres tu. Tu conciencia del otro y del deber para con él, ¡esa es la ley!

En esa clave, probablemente, haya que entender el evangelio de hoy. Dar plenitud a la ley, es “hacerla tuya”, interiorizarla. Sólo así le das cumplimiento. Como decimos en otro lugar: cumplir hasta la última letra de la ley es vivir desde la “convicción” y no sólo desde la “obligación”.


HISTORIAS PARA DESPERTAR

Un pájaro encontró a otro que parecía tener prisa. 
- “Dónde vas?”, - le preguntó. - “Me voy a otro país”. - “Y por qué?” - insistió el primero. - “Porque a la gente de aquí no le gusta como canto; por eso me quiero trasladar” . Y su compañero le hizo ver: “Quizás te saldrá bien si puedes cambiar tu voz, pero si no puedes, aunque vayas lejos, posiblemente a la gente de allá tampoco le gustará tu canto”. 

MARTES DE LA III SEMANA DE CUARESMA. EL EVANGELIO DEL 1 DE MARZO


EVANGELIO
En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»
Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo." El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: "Págame lo que me debes." El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: "Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré." Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: "¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?" Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.»


Mateo   18, 21-35

COMENTARIO

Decía un famoso filósofo que de lo que no se sabe mejor no hablar. En su día dicha frase fue un canto al ateísmo de la época, pero ¡válgame Dios!, en nuestra cultura quizás sea la mejor manera de poder vivir con honestidad la experiencia de Dios.

Puede parecer muy exagerada una de las frases centrales del evangelio de hoy: ante la pregunta sobre las veces que hay que perdonar la ofensa, Jesús responde con la lapidaria expresión: “setenta veces siete”. Es decir, siempre.

Como resulta dura la expresión, a continuación Jesús cuenta un cuento. Dicho cuento des-codifica la “cifra”. A mi juicio, “setenta veces siete” más que expresar cantidad, expresa cualidad.

El perdón es una estructura del ser humano. Puedes ser persona de perdón o persona de rencor. Cuando el perdón forma parte de tu personalidad no miras el número de veces que has perdonado sino lo incómodo de vivir permanentemente  en estado de afrenta.

Y paradójicamente, la intuición del evangelio de hoy consiste en afirmar que el perdón sólo puede ser ofrecido cuando es maduramente recibido. El perdón recibido transforma vitalmente a la persona de tal modo que no es pensable una doble moral en la vida. Por eso resulta ridículo eso de ver la mota en el ojo ajeno y no ver la viga del propio.

Tengo la sensación de que en  otro tiempo convertimos el sacramento de la confesión en un sacramento de “usar y tirar”. Nos servíamos de él…hasta la próxima. Me da la sensación de que eso resulta casi blasfemo.

Creo que esa forma de vivir sacramentalmente el perdón ya ha pasado  a la historia. Por una parte hemos caído en la cuenta de que una vivencia así de la culpa no transforma tu vida, simplemente tranquiliza momentáneamente tu conciencia.  Quizás limpia el "acto", pero no transforma la "actitud", aún cuando lo hiciéramos con la mejor de nuestras intenciones.

Por otra parte creo que poco a poco hemos ido descubriendo que hay un perdón primordial y permanente que consiste en saber convivir con nuestros “reversos”, con nuestros costuras descosidas, y que se trata de encajar que eso forma parte de la condición humana, y , por tanto, la continua auto-crítica y el permanente anhelo de crecimiento es ya  una experiencia sacramental que convierte el perdón en actitud cotidiana. Sin dramatismos.

Ciertamente, en ocasiones, el diálogo con otra persona se hace necesario. Porque también es verdad que por muy autónomos que queramos ser hay momentos en que sólo conocemos nuestro auténtico “yo” en diálogo con un “tu”. Por eso, la apertura al otro y el contraste con elementos comunitarios se convierte también en un buen mecanismo de re-centramiento y re-conciliación. Pero cada uno deberá descubrir su ritmo y sus necesidades en esta tarea.

“De lo que no se sabe mejor no hablar”, es decir saberte cada día perdonado en tus “reversos” es la mejor manera de decir al otro “te perdono”.