Parroquias de Alcadozo y Liétor

EVANGELIO DEL MIÉRCOLES 5 DE DICIEMBRE. SEMANA 1 DEL TIEMPO DE ADVIENTO.


EVANGELIO
En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él. Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba. La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel.
Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino.»
Los discípulos le preguntaron: «¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?»
Jesús les preguntó: «¿Cuántos panes tenéis?»
Ellos contestaron: «Siete y unos pocos peces.»
Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas.
Mateo 15, 29-37


EVANGELIO DEL DOMINGO 2 DE DICIEMBRE. SEMANA 1 DEL TIEMPO DE ADVIENTO


EVANGELIO

En aquel tiempo Jesús dijo a sus discípulos: "Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, angustias de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas, muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de los cielos serán sacudidas. Y entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación." "Guardaos de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por la preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improvisto sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra. Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis estar en pie delante del Hijo del hombre."

Lucas   21, 25-36
COMENTARIO

Nuevamente aparece el lenguaje "apocalíptico".
Era un intento narrativo para poder explicar todo lo que la vida tiene de tensión, incertidumbre y contradicción.

Pero lo decisivo del texto es contemplar cómo la imagen del "Hijo del Hombre" "viniente", llega para liberar. Para sus discípulos, el Galileo llegaría para "liberar" y dar sentido.

La propositividad del Dios judeo-cristiano, ya en aquella época, contrasta con los intereses de los dioses de otra época que vivían contra el ser humano y no "para el ser humano".

Para el seguidor de Jesús, Dios será el que "se pone de nuestra parte" (se acerca vuestra liberación) y devuelve la dignidad perdida (levantad la cabeza... estar en pie delante del Hijo del Hombre).

Cuando traemos el texto al hoy de nuestra vida el mensaje ha de entenderse en sentido manifiestamente esperanzador.

Efectivamente, la vida no pocas veces es un rompecabezas. Nos cuesta descubrir el sentido de lo que se nos aparece en ocasiones fragmentado, roto desconectado... y porqué no  decirlo, bajo la apariencia de frustración.

La tentación de instalarnos en un fragmento y decir ¡qué bien se esta aquí! o su contrario -según te vaya la feria- , ¡no puedo más y aquí me quedo!,no deja de ser una posibilidad.

Ahora bien, la perspectiva cristiana invita a salir del fragmento y a "levantar las miras". Cuesta, sin duda, pero estamos urgidos a poner nuestros cinco sentidos en el intento de una vida que pretende conjugar la armonía con la tensión.

Por eso la vida es más vigilancia que contemplación y más atención que indiferencia. Y de estas opciones se nutre nuestra fe.

El mensaje de la semana, en video, aquí podéis verlo.  

_________________________________
PD. He de confesar que el texto de hoy tiene un especial atractivo para mí. En tiempos en los que está tan de moda en la Iglesia hacer reverencias y arrodillarse, conviene no olvidar que ante el Hijo del Hombres se está con la cabeza levantada (alzad la cabeza) y de pie -σταθηναι- (y podáis estar en pie ante el Hijo del Hombre). Francamente, en muchas prácticas litúrgicas de hoy, nunca he entendido tanto respeto "impostado" que, en ocasiones, dura lo que tarda en concluir la celebración litúrgica de turno. 

MENSAJE PARA ESTA SEMANA

EVANGELIO DEL SÁBADO 1 DE DICIEMBRE. SEMANA 34 EL TIEMPO ORDINARIO

EVANGELIO
En aquel tiempo puso Jesús una comparación a sus discípulos: «Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que la primavera está cerca. Pues cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el Reino de Dios. Os aseguro que, antes que pase esta generación, todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán. Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre.»

Lucas   21, 29-36
COMENTARIO


…Pero a pesar de los abismos descritos por los evangelios a lo largo de toda esta semana, Jesús no es un profeta de calamidades porque si fuera así sería una “calamidad de profeta”.

Efectivamente el “Jesús” que nos presenta Lucas no puede convertirse en un hombre permanentemente indignado y maleducado incapacitado para la ternura y la esperanza. La verdad es que eso se lleva mucho ahora: tener cara permanente de enfado con el mundo. 

Y no, Jesús no es así; describe la situación, nos lleva al límite de la responsabilidad, pero después de eso dice: mira, contempla, piensa, decide, y actúa.

La vida es como es, apocalíptica en ocasiones. No podemos reclamar a estas alturas de la humanidad que Dios haga círculos cuadrados; el círculo es redondo. No vale preguntarse el porqué del sufrimiento. La pregunta no es pertinente. Al hacer esa pregunta convertimos un problema real en un discurso intelectual. Y no. No se trata de eso. 

Se trata de responder, diría Jesús. El sufrimiento, la catástrofe se nos presenta cada día como protagonista de una historia que vivimos.

La propuesta de Jesús es hacer del presente, un paraíso. Y ahí nos encontramos; pero en el presente local, concreto, instáneo en ocasiones. De ahí el texto genial de hoy y mañana. Viene a decir Jesús: ten capacidad para ver primaveras, no te quedes en los invi(fi)ernos. O mejor dicho, desde los inviernos , aprende a diseñar primaveras: “fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que la primavera está cerca”.

Y el propio Jesús sabe que eso no es fácil, porque el frío nos recluye y nos aísla en las oscuridades de nuestras casas cuando no entra el sol, o en las comodidades de  nuestras mesas camillas al calor del brasero. Por eso ni la oscuridad (el pesimismo), ni las comodidades pueden hacer permanente el invierno; “tened cuidado: no se os embote la mente".

El evangelio de hoy nos incita a una “receptividad plena” que nos permita afinar todos nuestros puertos de salida al exterior (nuestros sentidos y sentimientos), que nos cualifique para poner lucidez en la maraña de intereses confesables e inconfesables que nos rodean; y nos invita también a una "propositividad abierta", que nos facilite ser libres para hablar y capaces de actuar.


Buen Adviento. Buena Esperanza.