Parroquias de Alcadozo y Liétor

EVANGELIO DEL LUNES 7 DE MARZO DE 2022. SEMANA 1 DE CUARESMA.


EVANGELIO 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- «Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas, de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
"Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme."
Entonces los justos le contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?"
Y el rey les dirá:
"Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis."

Y entonces dirá a los de su izquierda:
"Apartaos de mí, malditos, id al fue o eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis."
Entonces también éstos contestarán:
"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?"
Y él replicará:
"Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo."

Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»

Mateo   25, 31-46
COMENTARIO


El sentido primero de la fe no es ni el más allá, ni la patria eterna de la que ahora somos peregrinos. Eso es una bienintencionada pretensión buenista que, en cualquier caso, llegará cuando toque y como toque. 


El objeto de la fe es el más acá del rostro del prójimo, y especialmente del prójimo cuya identidad social se encuentra desfigurada ("cada vez que lo hicisteis con uno de mis hermanos más débiles, conmigo lo hicisteis").

 

Ante evangelios como hoy cuesta mucho creer en u dios cuya presencia se sitúe un monte muy alto en el que poder respirar hondo y llenarse de su presencia; tampoco parece sensato creer en un dios que tenga necesidad de rodearse de sombras mistéricas, voces de ultratumba o sinergias medioambientales; y tampoco lo es creer en fantasmas ennegrecidos por la ranciez del tiempo que dicen ser oráculos del todo. 


Humildemente, parece más sensato creer en un dios que me pide cosas sensatas tales como aclarar mis sentidos vitales, para poder captar la realidad tal cual es y actuar en consecuencia.

 


EVANGELIO DEL DOMINGO 6 DE MARZO. SEMANA 1 DE CUARESMA

 


EVANGELIO
En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.
Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.
Entonces el diablo le dijo:
–Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.
Jesús le contestó:
–Está escrito: «No sólo de pan vive el hombre.»
Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo, y le dijo:
–Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo.
Jesús le contestó:
–Está escrito: «Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo darás culto.»
Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo:
–Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti», y también: «te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras.»
Jesús le contestó:
–Está mandado: «No tentarás al Señor tu Dios.»
Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.
Lucas   4, 1-13

EVANGELIO DEL JUEVES 3 DE MARZO. JUEVES DESPUÉS DE CENIZA



EVANGELIO
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.»
Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se perjudica a sí mismo?»
Lucas   9, 22-25

EVANGELIO DEL MARTES 1 DE MARZO. SEMANA 8 EL TIEMPO ORDINARIO

 



EVANGELIO
En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.»
Jesús dijo: «Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más –casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones–, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.»

Marcos 10, 28-31
COMENTARIO

El evangelio de ayer (el episodio del encuentro de Jesús con un “joven rico”) y el de hoy, son el anverso y reverso de una misma realidad. 

El texto de hoy es más narrativo que profético; al fin y al cabo es una descripción de lo que les estaba pasando a los cristianos unos treinta o cuarenta años después del “acontecimiento Jesús”. Mucha gente –perseguida por seguir creyendo en el Nazareno- tiene que huir de Judea y refugiarse en casas de cristianos. comprobando de este modo cómo su familia se hace más grande “más allá de sus lazos de sangre”. 

Dicen que Galilea vio crecer la población por este “nuevo éxodo”. Un “signo del Reino” era “abrir las casas y las “familias” a quienes “por causa del Reino” eran perseguidos. 

Traigamos ahora el texto al “hoy” de nuestra vida. Yo creo que el gran mensaje de hoy es “tener capacidad” para hacer de nuestra vida una “experiencia de apertura”. El que más y el que menos intenta “asegurar” su vida (como el joven rico), llenándola de “cumplimientos, creencias, convicciones  y tareas" . Pero la clave está en “saber vaciarse” de vez en cuando de todo eso, hacer sitio, y que el “otro” encuentre en tí un lugar en el que poder “estar”, incluso, en ocasiones, refugiarse. 

Agradeces, de vez en cuando, encontrar a alguien que “no esté lleno”, y que, por tanto, le falta algo. Es frustrante cuando tu “círculo de amistades” es gente que “no tiene tiempo, no tiene ganas”, y por eso mismo, “se olvidó de mirar(te) y de escuchar(te)”.

“Vaciaros un poquito” –diría Jesús-. Haz hueco, porque “donde no cabe nadie más tampoco cabe Dios”, y verás como hay gente “perseguida” por tantos inconvenientes “confesables e inconfesables” que acude a ti y encuentra un espacio vacío donde estar un “ratito”. 

En ese momento seguro que “caes en la cuenta” de un doble convicción: para ti, esa persona, que era última (desconocida) se ha vuelto primera, y por esa misma razón, dicha persona, que se tenía por última, ha disfrutado con “ser primera. La clave: “vacíate”, “…ya ves que nosotros lo hemos dejado todo”.